13 Assassins (Jûsan-nin no Shikaku) (2010)


13 Assassins (十三人の刺客 Jūsannin no Shikaku) es una película japonesa de Samuais estrenada en el 2010. Es un remake de luna película en blanco y negro con el mismo nombre, estrenada por Eiichi Kudo en 1963.


Duración: 2 hr. 06 min.
País: Japón
Director: Takashi Miike
Guion: Takashi Miike, Daisuke Tengan
Reparto:
  • Kôji Yakusho
  • Yusuke Iseya
  • Takayuki Yamada
  • Tsuyoshi Ihara
Sinopsis:

Un grupo de Samurais asesinos se reúnen en una misión suicida con el propósito de matar a un señor maligno.

Opinión:


Justo cuando pensaba que el cine de samuráis (Chambara) estaba muriendo, Takashi Miike, se aparece de repente con una excelente épica de Samuráis que no tiene nada que envidiarle a su predecesora. Y lo digo porque es un remake de la cinta de Eiichi Kudo de 1963 (del mismo nombre). Pero esta "13 Assassins (Jûsan-nin no shikaku)", acarrea el estilo violento de Miike con concisión absoluta para hacernos recordar lo que este tipo de cine necesitaba: peleas con katanas bien coreografiadas, un villano diabólico sin compasión, y, por supuesto, sangre, mucha mucha sangre realista.

Al poseer esos aspectos, la película en ningún momento dice: "te voy a aburrir,” por el contrario, se encarga de entretenernos como si fuéramos una clase de imán que no se puede despegar de ver samuráis durante las dos horas de duración que posee.

Y la cosa es sencilla. Primero se aparece un señor feudal, Doi (Mikijiro Hira), quien se da cuenta de las atrocidades que comete el señor Naritsugu (Goro Inagaki); este último tras el harakiri (suicidio de un samurái) cometido por su medio hermano en la escena de apertura, está destinado a ser sucesor del shogun. Y nos damos cuenta de lo maligno que puede llegar a ser este con solo dos escenas en flashbacks, donde viola una mujer y mata a un niño sin compasión. Es decir, un antagonista ambicioso y sin escrúpulos.

Ahora bien, se teme que si asciende al poder, Japón caerá sumergido en las profundidades de la desgracia. Entonces para erradicar esta vileza antes de que se propague, Doi contrata a Shimada Shinzaemon (Kôji Yakusho); un samurái que junto a otros doce tiene la difícil tarea de eliminar a Naritsugu. Y por ahí comienza este relato.

La película se podría dividir en dos partes. La primera es la introducción de los personajes, así como el reclutamiento de los samuráis y la preparación de los mismos antes de la contienda; y la segunda es el gran enfrentamiento final, el cual modestamente consume casi 50 minutos de metraje.

Esa segunda parte está escenificada en una secuencia que marca el zafarrancho entre los 13 samuráis contra otros 200 (sí, dije 200) samuráis de Akashi que están bajo el servicio del señor Naritsugu. Y las coreografías son extremas. Pero lo interesante es que la abrumadora superioridad numérica de los villanos es lo que origina el aire de imposibilidad en la trama, al ser un evento inesperado que no se puede predecir. Y claro, podrían haber buscado otro lugar fuera de la aldea para llevar a cabo los asesinatos en el campo de asalto, pero, así es como suceden en este modelo de películas: una acción conlleva a una reacción que, ya sea esperada o inesperada, termina siendo la atracción principal.

Me resulta ingeniosa la idea de que, Miike, se olvida de otorgar desarrollo de personalidad a los 13 asesinos. Muchos de ellos no hablan durante las escenas. Ni siquiera sabemos quiénes son. Aunque eso lo hace para enfocarse en el orgullo y el código de los samuráis. Asimismo se preocupa por los detalles importantes como las vestimentas (Kamishimo), confeccionadas con un estilo colorido; los escenarios del diseño de producción retratan la época a la perfección y nada se escapa; y las energéticas escenas de combate, muchas de las cuales, aun careciendo de sonido para dejar sonar el estruendo de las katanas, le dan el toque sensato que se necesita para emocionar.

Y vale la pena. 13 Assasins (Jûsan-nin no Shikaku), más que ser una simple película de acción, es todo una ensangrentada cinta de samuráis que revive el género chambara apoyándose de todos los elementos que componen este cine, resultando completamente satisfactoria; tanto para los fans como para los no-fans.


 7/10