The Seventh Seal (Det Sjunde inseglet) (1957)


El séptimo sello es una película sueca de 1957,Galardonada con varios premios cinematográficos europeos. Marco el reconocimiento internacional de su director, Ingmar Bergman.


Duración: 1 hr. 36 min.
País: Suecia
Director: Ingmar Bergman
Guion: Ingmar Bergman
Reparto:
  • Max von Sydow
  • Gunnar Björnstrand
  • Nils Poppe
  • Bibi Andersson
Sinopsis:

Suecia, mediados del siglo XIV. La Peste Negra asola Europa. Tras diez años de inútiles combates en las Cruzadas, el caballero sueco Antonius Blovk y su leal escudero regresan de Tierra Santa. Blovk es un hombre atormentado y lleno de dudas. En el camino se encuentra con la Muerte que lo reclama. Entonces él le propone jugar una partida de ajedrez, con la esperanza de obtener de Ella respuestas a las grandes cuestiones de la vida: la muerte y la existencia de Dios.

Opinión:



Siempre nos ha aterrado la idea de que la muerte vendrá encapuchada con una guadaña en su mano derecha dispuesta a llevarnos a la otra vida. Pero bueno, en las películas, esa idea mística, religiosa, que desafía la realidad, tuvo su origen en la mente de Ingmar Bergman; uno de los más grandes maestros de la cinematografía mundial.

En su cine vemos temas como la vida, la muerte, el destino y el existencialismo. Tópicos que siempre jugaron un papel esencial en la carrera del director y, ciertamente, “The Seventh Seal” no es la excepción. Es una película que estimula nuestros sentidos con un simbolismo referente a las santas escrituras que prácticamente muestra el pensamiento existencial de un hombre frente a una deidad (Dios) incomprensible para un ser inferior.

Ese ser en busca de lo enigmático es Antonious Block (Max Von Sydow), un caballero de las Cruzadas que regresa con su escudero Jöns (Gunnar Björnstrand) a su pueblo natal en Suecia. Después de diez años de ausencia en las Cruzadas (sí, están en la Edad Media) se encuentran con un pueblo devastado por la peste negra. Block mientras hace una parada en la playa se encuentra cara a cara con la figura de La Muerte (Bengt Ekerot). Sin embargo, antes de que La Muerte le diga que todos en el pueblo están destinados a morir, decide retarla a una partida de ajedrez para consumir tiempo y buscarle sentido a la vida antes de que muera.

Hasta ese punto queda claro que la partida de ajedrez continúa durante la trama completa, y en medio de las pausas argumentales el caballero y su escudero se encuentran con varias personas en el camino, incluyendo a una pareja viajera de artistas llamados Mary y Joseph que tienen un hijo pequeño. Esta pareja juega un papel pequeño e importante, porque muestra por qué Bergman creía en el misticismo de ver personas muertas, intervenciones divinas y fantasmas. Y es lo que hace con Joseph. El simbolismo cristiano es evidente.

A medida que avanza, Block sigue cuestionando los misterios de la vida como el dilema moral del bien y el mal, Dios y Satanás y el porqué la muerte llega de forma sobrenatural antes sus ojos. Un ejemplo es la escena que están quemando cadáveres plagados por la peste negra; eso hace que él confirme algunas dudas sobre el vacío de su existencia y que siga cuestionado que si Dios realmente existe por qué permite que el mundo se llene de maldad.

Bergman presenta referencias claras hacia "La Passion de Jeanne d'Arc (The Passion of Joan of Arc)" y "Vredens Dag (Day of Wrath)"; ambas son películas de Carl Theodore Dreyer que tratan algunos de los tópicos históricos y simbólicos sobre la vida y la muerte, aunque lo muestra indirectamente y de forma metafórica. Se puede decir que a lo largo de su carrera siempre trató de descifrar esas preguntas sin respuestas aparentes sobre la existencia y el sentido de la vida frente a lo sobrenatural; expresándolas a través de sus películas como si fuera una especie de travesía espiritual cinematográfica.

Y esa simbología de la película está ambientada en la Europa de la Edad Media durante el desastre epidémico de la plaga negra, pero con el propósito de relacionarlo con la idea de la mortalidad. Y al final sale triunfando por todas partes al recrear la atmósfera de la época y el pensamiento del mundo en el siglo XIV con precisión. 

Por eso sentí la conexión con "The Seventh Seal", porque me retó intelectualmente; y está brillantemente detallada con unos personajes secos y provocativos que están ahí para expresar algunas dudas sobre la existencia humana en general: algo así como si fueran personajes bíblicos dentro de un sermón religioso pero sin un Dios al cual alabar.

Y siempre nos mantiene pensando. "The Seventh Seal" es como Don Quijote en su versión cinematográfica seria, que se embarca en la búsqueda de la verdad espiritual y filosofal y que, gracias a ello, queda catalogada como una de las grandes obras maestras del cine universal.

 8/10