Mr. Holmes (2015)



En 1947, Holmes vive retirado en una remota granja de Sussex con un ama de llaves y el hijo de ésta. Cumplidos los 93 años, su memoria y su capacidad intelectual empiezan a deteriorarse. Su rutinaria vida se limita al cuidado de su colmena, a la escritura de su diario y a la lucha contra su pérdida de facultades. De repente, se le presenta un caso desconocido hasta el momento.


Reseña por
Yasser Medina

Por una parte Mr. Holmes es buena y por otra parte es mala. Es buena porque nos muestra a Sherlock Holmes (Ian McKellen), el detective más famoso de la historia de la ficción, en una edad avanzada y retirado mientras batalla ante la impotencia de la pérdida total de la memoria, los recuerdos y la soledad. Además de que se pasa la película entera tratando de resolver, a través de sus recuerdos, el caso final de su carrera.

Pero quizá el personaje no fuese tan creíble si Sir Ian McKellen no le diera vida. Es su brillante actuación y la facilidad de escenificar a personajes complejos lo que convierte a Holmes en un personaje por el cual sentimos empatía. Es totalmente natural, y lo hace durante dos períodos de la vida de Holmes, siendo el de 93 años el más reconocible.

Ahora bien, es mala porque la historia, aunque no posea trasfondos suficientes que justifiquen el caso de Holmes, es demasiado lenta en el desarrollo de la relación de Holmes con su ama de llaves Mrs. Munro (Laura Linney) y su hijo Roger (Milo Parker), y no hay sustancia dramática fuera de la premisa de misterio de los casos por resolver.

Al final es solo una película blanda sobre el lamento, la melancolía y la muerte con un poco de pathos.

Ficha técnica:
Año: 2015
Duración: 1 hr. 54 min.
País: Estados Unidos
Director: Bill Condon
Guión: Jeffrey Hatcher (Novela: Mitch Cullin; Personajes: Arthur Conan Doyle)
Música: Carter Burwell
Fotografía: Tobias A. Schliessler
Reparto: Ian McKellen, Milo Parker, Laura Linney, Hattie Morahan
Calificación: 6/10