Youth (La giovinezza) (2015)


Fred Ballinger (Michael Caine), un gran director de orquesta, pasa unas vacaciones en un hotel de los Alpes con su hija Lena y su amigo Mick, un director de cine al que le cuesta acabar su última película. Fred hace tiempo que ha renunciado a su carrera musical, pero hay alguien que quiere que vuelva a trabajar; desde Londres llega un emisario de la reina Isabel, que debe convencerlo para dirigir un concierto en el Palacio de Buckingham, con motivo del cumpleaños del príncipe Felipe.


Reseña por
Yasser Medina

Sentía algo extraño viendo Youth, y es que, a pesar de estar bellamente filmada, hay un sentido barroquista en cada encuadre que nos habla fuertemente sobre la metaforicidad de la vejez. La mayor parte del tiempo capturada con las andanzas existenciales de Fred Ballinger (Michael Caine) y de Mick Boyle (Harvey Keitel). O sea, la vida de estos personajes es la degradación de la carne humana hecha arte, pues ambos son artistas retirados cuyas caras desayunan botox todos los días. Están atrapados por las reminiscencias, los caprichos, el dolor, la culpa, la nostalgia de una juventud olvidada en el ayer.

Ese es uno de los mensajes que Paolo Sorrentino (La grande bellezza) envía en una forma muy imperiosa. Porque usualmente le gusta exprimir este tipo de personajes; personajes con crisis existenciales.

Pero ahora la cosa no le queda tan bien. La ampulosidad se lo traga. Es presuntuosa en exceso, claro, con muy buenas actuaciones -especialmente de Rachel Weisz y Jane Fonda-, pero lamentablemente la crónica es tan vacía como el vacío de pathos que transmiten estos personajes. 


Ficha técnica:
Año: 2015
Duración: 2 hr. 08 min.
País: Italia
Director: Paolo Sorrentino
Guión: Paolo Sorrentino
Música: 
David Lang
Fotografía: 
Luca Bigazzi
Reparto: 
Michael CaineHarvey KeitelRachel WeiszPaul DanoJane Fonda
Calificación: 6/10