Crítica: Diplomacy (Diplomatie)


El cónsul sueco (Dussollier) debe entrevistarse en el hotel Meurice con Dietrich von Choltitz (Arestrup), el gobernador militar alemán de París, miembro de un linaje de militares prusianos muy disciplinados. La misión del cónsul consiste en convencer al general para que no ejecute la orden de activar los explosivos que harían volar los principales monumentos de la capital francesa

Ficha técnica

Año: 2014
Duración: 1 hr. 20 min.
País: Francia
Director: Volker Schlöndorff
Guion: Volker Schlöndorff, Cyril Gely
Música: Jörg Lemberg
Fotografía: Michel Amathieu
Reparto: André Dussollier, Niels Arestrup, Robert Stadlober, Paula Beer,

Reseña por
Yasser Medina

He visto pocos dramas anti-bélicos de la Segunda Guerra Mundial que plantean un problema y llegan a una resolución sin disparar una sola bala como sucede en Diplomacy (Diplomatie). Aquí el discurso de historia política se apoya inteligentemente en la audacia de los diálogos una vez que la batalla actoral entre André Dussollier y Niels Arestrup entra en juego, pues ambos actores seducen la puesta en escena con el intercambio dialéctico que supone la conversación de sus personajes.

Además de que Volker Schlöndorff (The Tin Drum) opera el film con eficacia para entregar la metáfora de la moral, y logra que la trama quede eclipsada totalmente por los diálogos y las interpretaciones. O sea, el suspenso y la tensión sale de la argumentación, o mejor dicho, de la diplomacia.


7/10