Crítica: A Hard Day (Kkeut-kka-ji-gan-da)


Volviendo del entierro de su madre, el agente Gun-Su atropella a alguien. Aturdido, decide esconder el cadáver en la tumba de su madre. Los problemas, sin embargo, no quedan enterrados: uno de sus compañeros investiga a la víctima y un testigo no tardará en aparecer.

Ficha técnica
Año: 2014
Duración: 1 hr. 51 min.
País: Corea Del Sur
Director: Kim Seong-Hoon
Guion: Kim Seong-Hoon
Música: Mok Young-In
Fotografía: Kim Tae-Sung
Reparto: Lee Seon-Gyun, Jo Jin-Woong, Jeong Man-shik, Sin Jeong-Geun

Reseña por
Yasser Medina

Estos coreanos están locos. Y es que cada año salen a la luz del cine de acción con algún thriller retorcido donde hay personajes que se encierran en la paranoia para entretener.


Y por supuesto, esta A Hard Day (Kkeut-kka-ji-gan-da) es uno de esos, puesto que mantiene el suspenso de principio a fin una vez que el detective de homicidios, Ko Gun-soo (Lee Sun-kyun), de camino a un funeral atropella a un desconocido en una carretera desértica y lo mata al instante. 

Lo cierto es que ni él ni nadie se imagina lo que viene. Porque ese hecho lo lleva a una investigación lo lleva a ser víctima lo lleva a la monomanía. Y lo lleva a todo.

Este filme, como thriller de acción, es tremendo. Y no cede ni un solo segundo de lo que pasa en la persecución frenética del policía contra el policía.


7/10