Crítica: Mr. Turner


Biografía sobre el pintor británico, J.M.W Turner (1775-1851). Artista reconocido, ilustre miembro de la Royal Academy of Arts, vive con su padre y su fiel ama de llaves. Es amigo de aristócratas, visita burdeles y viaja frecuentemente en busca de inspiración.

Ficha técnica
Año: 2014
Duración: 2 hr. 29 min.
País: Reino Unido
Director: Mike Leigh
Guion: Mike Leigh
Música: Gary Yershon
Fotografía: Dick Pope
Reparto: Timothy Spall, Dorothy Atkinson, Marion Bailey

Reseña por
Yasser Medina

Digamos que Mr. Turner, de Mike Leigh (Naked, Secrets & Lies, Vera Drake, Another Year), es un biopic elegante y acogedor, pues su composición fílmica no titubea para mostrar las últimas décadas de vida de uno de los más grandes pintores de todos los tiempos: Joseph Mallord William Turner. 
Y todo resulta excelente cuando retrata sus conflictos morales. 

En pleno apogeo de la era Victoriana, Turner (Timothy Spall), un pintor de personalidad estoica y excéntrica, pinta paisajes impresionantes con solo visualizar su naturaleza una sola vez. No obstante a eso debe enfrentar sus demonios internos para poder seguir adelante.

El caso es que la película es buena por la actuación de Spall. Se mete en la piel de Turner con una actuación convincente digna de alabar. Además de poseer una bella fotografía (así como una pintura al óleo) que transmite la serenidad del personaje. Y ni se diga del gran diseño de producción.


7/10