"Sully": La increíble hazaña en el rió Hudson [Crítica]

La historia de Chesley Sullenberger, quien se convirtió en un héroe después de deslizar su avión a lo largo del agua en el río Hudson, salvando a todos los tripulantes y pasajeros del avión del vuelo 1549.

Ficha técnica
Año: 2016
Duración: 1 hr. 36 min.
País: Estados Unidos
Director: Clint Eastwood
Guion: Todd Komarnicki
Música: Christian Jacob, Tierney Sutton Band
Fotografía: Tom Stern
Reparto: Tom Hanks, Aaron Eckhart, Laura Linney, Anna Gunn


Reseña por
Yasser Medina

Todavía puedo recordar aquellos días de enero del 2009. En los noticieros internacionales se hablaba de la misma noticia: “El milagro en el Hudson”. No podía creer que un tal Chesley Sullenberger, el piloto de un avión comercial de US Airways, se le ocurriera la brillante idea de acuatizar la dañada aeronave de emergencia en el río Hudson, en Nueva York, salvando a los 155 tripulantes y pasajeros a bordo. Todo el mundo se preguntaba cómo lo había hecho, ¿qué rayos pensaba en medio de un momento tan crítico?

También sabíamos que, si la prodigiosa hazaña había pasado en la vida real, no tardaría en pasar en una película, pues en el cine la ficción dramatizada siempre nos facilita un vistazo de lo que es una experiencia de esta magnitud. Esta película es Sully. Y ahora que la hemos visto, le damos las gracias al icónico Clint Eastwood por dirigir la coyuntura dramática del heroísmo del señor Sullenberger con una sutileza que jamás desvencija la narración.

La solidez con la que Eastwood narra el relato del Capitán Sully es una muestra de que aún con 86 años le queda madera para quemar en el campo cinematográfico. Su intención es la de describir la vida de Sully con las dudas que lo invaden durante las secuelas del incidente mientras tiene que lidiar con el trauma del evento y con la pesquisa aeronáutica despertada en su contra, quienes piensan que tomó la decisión equivocada ignorando los protocolos aéreos.

El guion lo ha escrito Todd Komarnicki, un desconocido que ha realizado un gran trabajo estructurando la historia del hombre ordinario que se involucra en una situación extraordinaria. El protagonista, Chesley “Sully” Sullenberger (Tom Hanks), es un reputado piloto que se halla recordando el santiamén exacto en el que piloteó el calamitoso avión para acuatizarlo en el río Hudson con 155 viajeros a bordo, y piensa en todas las posibilidades que pudieron terminar en una tragedia.

Lo evidente es que Sully no ha podido superar el estrés postraumático que le ha ocasionado el acontecimiento en lo más profundo de su cabeza, pues no puede separarse de las pesadillas que le han ennegrecido su introspección. Su amigo y copiloto, Jeffrey "Jeff" Skiles (Aaron Eckhart), quien también estuvo en el avión, le ofrece su apoyo. A pesar de que ha sido reconocido como un héroe nacional, es un individuo que lentamente está cayendo en un abismo emocional que lo tiene internamente encerrado en el desconcierto.

Como todo el mundo conoce las vicisitudes del suceso, Eastwood, desarrolla la trama desde dos ángulos distintos. El primero se visualiza desde el punto de vista de Sully recordando el instante en el que determina que debe amerizar forzosamente en el río Hudson luego de que se estropeara el avión. Y el segundo, adquiere un estilo de drama judicial cuando presenta el proceso de la investigación en contra de Sully y de Jeff.

La película es un retrato sensato y reconfortante de lo que es el instinto de supervivencia humano ante un inminente escenario de peligro. Y Eastwood pinta el rol de la incompetencia del gobierno para centrarse en las cosas positivas del acto heroico de Sully al salvar vidas humanas usando su vasta práctica de aviador. Nos dice que a la política solo le interesa el factor humano para proteger sus intereses y que no hay mejor simulación que la de un profesional en la materia.

Aunque contiene una intriga que se hace innegable con la espectacular secuencia del avión descendiendo en el helado río, este es un buen drama biográfico porque Tom Hanks vuelve a entregar una excelente actuación enfrascada en la calculadora de un salvador cotidiano. Hanks, otra vez de capitán, es el verdadero héroe durante 96 minutos que se van volando.


7/10