Crítica de la película 'Submarine'



Submarine es una comedia dramática del 2010, distribuida y estrenada en el 2011, adaptada de la novela del mismo nombre escrita por Joe Dunthorne.


Duración: 1 hr. 37 min
País: Reino Unido
Director: Richard Ayoade
Guion: Richard Ayoade
Reparto: 
  • Craig Roberts 
  • Sally Hawkins
  • Paddy Considine
Sinopsis:

Oliver Tate (Craig Roberts) es un peculiar joven de 15 años de edad que tiene dos objetivos: perder su virginidad antes de su próximo cumpleaños, e impedir que su madre deje a su padre para irse con su profesor de baile. .

Crítica de la película 

Tenía mucho tiempo que no veía una película de mayoría de edad (coming of age) tan divertida y tan filosófica como Submarine. Este film desde su introducción despierta una gran cantidad de risas que llegan gracias a los diálogos graciosos, estructurados elocuentemente dentro de un guion que balancea varios temas existencialistas narrados desde la mente de su protagonista. Asimismo toca temas como la reflexión personal, la conducta sexual juvenil y las relaciones personales de un adolescente. 

Es duro ser un muchacho peculiar e introvertido de esos que se convierten en carnadas para los abusivos como Oliver Tate (Craig Roberts), un chico tranquilo e introspectivo (con cara de nerd) que nos narra los tiempos difíciles por los que está pasando en su adolescencia. Tate se preocupa demasiado porque no tiene novia, porque el matrimonio de sus padres está en decadencia y, en última instancia, porque su cinismo le impide relacionarse con los demás. Sus dos objetivos principales son perder la virginidad y salvar el matrimonio de sus padres; aunque suene bastante obvio, nada de esto cobra sentido hasta que conoce a Jordana Bevan (Yasmin Paige). 

De ahí en adelante, comprendemos que su relación se va fortaleciendo, incluso con los altibajos y adversidades interpersonales que se le presentan durante la trama. Y resulta curioso que ambos visten en cada escena  con el color que caracteriza sus personalidades. Oliver viste azul marino, lo que simboliza sus ideales junto a su intelecto y su debilidad emocional (como la depresión) y Jordana viste de rojo para enfatizar los rasgos que proyecta de liderazgo y de confianza.

Esta comedia depende del argumento para llamar la atención, y tiene en la corta trayectoria una serie de diálogos inteligentes narrados en voice-over por Oliver que pueden ser bastante divertidos; sin mencionar también que cuenta con un trabajo de montaje que le otorga un ritmo bastante rápido para estilo visual muy enérgico. 

Lo bueno es que la película quiere analizar los tipos de situaciones a las que se enfrenta un adolescente durante su juventud como la separación de sus padres y las relaciones interpersonales. Esto confunde la mente del adolescente, haciendo que cuestione la propia existencia como parte de su evolutiva madurez. 

El crédito de que Submarine sea una comedia tan atractiva es porque posee las tres "E", es decir: entretenida, encantadora y eficiente. Esto se debe a la ejecución precisa de Richard Ayoade, quien describe estos personajes con cierto grado de jocosidad. Para ser su debut como director no está tan mal. Definitivamente lo pondré en mi lista de directores a observar en el futuro.


 7/10

0 comentarios:

Publicar un comentario