Crítica de la película 'Mission: Impossible Ghost Protocol'


La FMI se apaga cuando queda implicada en un atentado contra el Kremlin, lo que causa que Ethan Hunt (Tom Cruise) y su nuevo equipo vayan en busca de los responsables para limpiar el nombre de su organización.

Duración: 2 hr. 13 min.
País: Estados Unidos
Director: Brad Bird
Guion: Josh Applebaum, André Nemec
Reparto: Tom Cruise, Jeremy Renner, Simon Pegg, Tom Wilkinson

Crítica de la película 

Mission: Impossible - Ghost Protocol es un thriller de acción que no desperdicia el tiempo para inyectar la adrenalina que estamos acostumbrados a ver en esta serie. Aunque con la única diferencia de que esta supera por gran margen a sus antecesoras con buenas escenas de acción, con la introducción de nuevos personajes y, por supuesto, con una trama bien estructurada que nos hace estar atados a nuestros asientos durante dos horas de puro espionaje táctico.

Y puedo destacar que ésta es la primera de la serie rodada en el formato IMAX, ejecutada a la perfección bajo la dirección de Brad Bird, quien también está por primera vez, pero rodando una película live-action. O sea, manipula todos los elementos que acarrean la articulación narrativa y los parodia con un resultado eficaz.

Tanto así que la misión parece sencilla, pero no es. En esta película Ethan Hunt (Tom Cruise) y su equipo, formado por la agente Jane (Paula Patton) y el hacker-payaso de Benji (Simon Pegg) se deben enfrentar a las probabilidades para realizar una tarea casi irrealizable: un trabajo en el Kremlin buscando información relacionada con Kurt "Cobalt" Hendricks, un terrorista (mal de la cabeza) que con conocimientos en explosivos, especialmente armas nucleares, quiere destruir el mundo iniciando una guerra nuclear que conlleve al fin de la raza humana.

Una vez que la encomienda sale mal y el Kremlin vuela en pedazos, el gobierno ruso culpa a Estados Unidos por la acción; Estados Unidos culpa al FMI (Fuerza Misión Imposible); el FMI culpa a Ethan Hunt y su equipo; y el resto es historia del Protocolo Fantasma. Entonces, Ethan y su grupo, los cuales introducen un nuevo agente llamado William Brandt (Jeremy Renner), deberán ingeniárselas utilizando todas sus habilidades de espionaje para descubrir el paradero de Cobalt, impedir que consiga los códigos de detonación para las ojivas nucleares y detenerlo antes de que destruya el mundo con esas armas de destrucción masiva (algo típico en los villanos).

Y por ahí se va la cosa. Me llamó mucho la atención la manera en que Brad Bird ejecuta esta película. Se olvida de los cliché convencionales de la saga anterior y los ridiculiza dándole un toque más cómico al argumento, pero solo en algunas escenas. Un ejemplo es cuando Ethan decide tomar la misión y la grabación que supuestamente debe autodestruirse en cinco segundos, no lo hace y, Hunt, eventualmente la golpea para romperla.

Ahora bien, si pensabas que los actores con "cara bonita" no hacen escenas de riesgo, piensa de nuevo. Probablemente ya sabías de las secuencias filmadas en el Burj Khalifa en Dubai. Esa escena en particular, con todas las maniobras de los planos, es simplemente espectacular; hecha principalmente para impactarnos. No sólo por la manera en que Tom Cruise realizó la escena de riesgo sin doble, sino por la gran cantidad de tomas desde distintos ángulos que crean pánico, haciéndonos creer que estamos dentro del peligro. Créanme que lo consiguen (casi tuve un infarto al corazón).

Gran parte de la película se beneficia de actuaciones interesantes. Ya no es como antes, que era solo Ethan Hunt en un encargo. Ahora cada uno de los personajes tiene un trasfondo emocional, es decir, algo que los motiva a actuar de cierta forma. Ethan Hunt actúa de manera temeraria porque la muerte de su esposa lo "afect
ó" emocionalmente; por así decirlo, parece un hombre sin nada que perder y se nota que está un poco viejo para el trabajo de espía. En el caso de William Brandt (Renner), el nuevo miembro del equipo, emana un aire expresivo de misterio que nos hace pensar que es un agente con muchas habilidades, pero que encierra un pasado incierto, donde luego se revela el porqué de su manera de actuar. Jane (Paula Patton) es la chica sexy-agresiva que busca vengarse y, por último, Simon Pegg es el "hacker burlesco", que como le digo, es uno de esos personajes chistosos que están ahí para hacer reír en cada una de las escenas, aunque no hay nada que no pueda hacer tecnológicamente hablando. 

Las escenas de riesgo son extremadamente impresionantes, los efectos visuales generados por ordenador (CGI) son impecables y la banda sonora en manos de Michael Giaccino genera tensión en los momentos claves. Es decir, esta combinación de elementos es lo que logra que el filme sea bastante interesante, incluso más atrayente que las tres entregas anteriores. Sin mencionar que Ethan Hunt es un espía del calibre de Jason Bourne y que todavía le queda madera para quemar en la serie.

Por eso digo que a un ritmo acelerado Mission: Impossible - Ghost Protocol es un viaje frenético que cuenta con secuencias de acción asombrosas y consigue entretener con una trama fresca. Pero por si fuera poco, devuelve al mapa una franquicia que se encontraba oxidada, dejándonos con todas las ganas de una ver nueva entrega.


 7/10

1 comentario:

  1. Mission Impossible es Ethan Hunt...y Ethan Hunt es Tom Cruise. No me imagino una nueva entrega sin este personaje, aún cuando ya se le vean los años encima. Sin duda alguna esta ha sido la mejor película de acción que he visto en mucho tiempo...La secuencia del Burj Khalifa me quito el aliento aún cuando duró menos de lo que creía. Bien valió el costo del boleto en sala IMAX...Tengo pensado verla una vez más :).

    Buena crítica. Saludos!!

    www.rlnmovies.blogspot.com

    ResponderBorrar