Life Of Pi (2012)


La historia de un niño indio llamado Pi, hijo de un empleado del zoológico, quien se encuentra en compañía de una hiena, una cebra, un orangután y un tigre de Bengala después de que en un naufragio, su barco quede a la deriva en el Océano Pacífico. 


Duración: 2 hr. 7 min.
País: Estados Unidos
Director: Ang Lee
Guion: Ang Lee (Novela de Yann Martel)
Reparto: Suraj Sharma, Irrfan Khan, Rafe Spall, Tabu, Adril Hussain

Opinión:

Ciertamente he visto dramas sobre supervivientes; pero ningunos, absolutamente ningunos de los que he visto se comparan a la espectacular "Vida de Pi". Esta es, sin mucho dudar, una de las mejores películas que haya visto en este año; y es de esas que penetran en lo profundo de la sensibilidad para llevarnos a través de un viaje ocular sorprendente. 

Por eso se vende como un relato de supervivencia contado con el argumento del coraje, de la esperanza, de la resistencia marítima; todo eso junto a una extraña relación entre un tigre y un náufrago. Esa relación es el punto de enfoque y el punto de partida para entablar una narrativa brillante que no se despega de los temas simbólicos. 

Y es así como se narra, pausadamente, la aventura de Piscine Molitor Patel (Suraj Sharma) -sí, se llama Piscina-, un joven hindú que cuida animales en el zoológico de su familia. Es un adolescente astuto, lleno de fe, de bondadosa naturaleza, “amigo de la religión”; que en todo el trayecto nos dice algo muy importante: "La esperanza es lo último que se pierde". Creo que dice eso porque si la esperanza se pierde, ni siquiera un final triste podrá encontrarla. 

Un día su familia recoge todos los animales y deciden mudarse a Canadá. Al hacer esto parten en un barco de carga Japonés, el cual frente a la tempestad del pacífico, encalla. Entonces, en medio de la tormenta Patel queda solo en un bote salvavidas junto a una Cebra, una Hiena, un Orangután y -en el vip del bote- un despiadado Tigre de Bengala llamado Richard Parker. Este hecho pondrá a prueba los límites mentales de Patel para sobrevivir en todos los sentidos. 

Y eso, debo decir, es lo interesante. Porque la mayoría de los animales en el bote están captados en CGI. Aunque la nitidez de las imágenes procesadas es tan real, que uno no se da cuenta cuándo los ojos están interactuando con animales ficticios o reales. Noté que en ciertas escenas los animales sí son reales, pero no siempre. 

Tanto así que el viaje progresivo frente a la adversidad marítima es el todo, y más. Es una historia de amistad duradera, presentada por un extraño lazo formado entre Richard Parker y Pi. Lo ingenioso está que ambos coexisten ante la temible adversidad, a pesar de ser polos opuestos. Aunque una revelación inquietante me dejó pensativo sobre cual historia dentro de la historia debo creer; y que Pi actúa solamente como un narrador omnisciente en una de ellas. 

Ang Lee, quien se ha sementado como cineasta maestro dirige cada ángulo con una precisión cinematográfica excepcional. Diseñada para verse en 3D, puedo decir que esta entra en su catálogo como otra de sus obras maestras. Una prueba de eso reside en las secuencias dentro del vasto océano, las cuales me dejaron asombrado en cada momento mientras su cámara fluía con una poesía visual verdaderamente absorbente. 

La manera en que lo veo, este filme es, por una parte, puramente ateísta y, por otra, quiere mostrar cómo una lección de supervivencia -con la fe religiosa- enseña los atributos faciales de una naturaleza inquieta. Donde la belleza, la maravilla y la riqueza luminosa de la luna y el sol frente al mar encierran un trasfondo filosofal lleno de coloridos paisajes y simbolismo. Es simplemente delirante la manera como esas escenas están construidas. Y más aun estando acompañadas de una banda sonora muy envolvente. 

El resultado rompió los ojos y tocó mi corazón. Las escenas trasmiten un mensaje extremadamente emocional. Si tus ojos no desechan lágrimas, si no te sumerges en la profundidad de tu alma ni te dejas seducir por su narrativa; entonces, mi querido lector, me temo que no eres humano o careces de emociones.  

Probablemente salgas cuestionando si la historia dentro de la historia en Life Of Pi es creíble o no. Pero si eliges creer, entonces te habrás topado con una aventura visualmente deslumbrante, angustiosa e inseparable del realismo mágico para quedar entretenido. Yo elegí creer en la aventura extraordinaria y dichas creencias... Satisficieron mis emociones.

 9/10

2 Comentarios

Click aquí para Comentarios
3 de enero de 2013, 5:44 ×

Recomendada en su totalidad y excelente reseña ésta. :D

Responder
avatar
3 de enero de 2013, 8:42 ×

Si. Life Of Pi es extremadamente emocional, yo lloré a pura lagrimas con moco en su clímax. Es una historia tan creíble como increíble.

Saludos!

Responder
avatar