Iron Man 3 (2013)


El descarado-pero-brillante empresario Tony Stark / Iron Man se encuentra un enemigo cuyo alcance no tiene límites (mandarín). Cuando Stark encuentra su mundo personal destruido a manos de su enemigo, se embarca en una búsqueda angustiosa para encontrar a los responsables.

Duración: 2 hr. 15 min.
País: Estados Unidos
Director: Shane Black
Guion: Shane Black
Reparto: Robert Downey Jr., Guy Pearce, Ben Kingsley, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle

Reseña
Por Yasser Medina

Si de orden de importancia se trata, creo que el primer film de Iron Man es oro, el segundo film, sin embargo, lo considero plata; y si eso es así, Iron Man 3 no es solamente puro platino, es un show de armaduras Stark; una película de súperhéroes espectacular que aproxima la ecuación de Marvel hacia otra dimensión con los personajes y con la historia. 

Iron Man 3 es la mejor película de la trilogía completa hasta ahora. La mejor película. Tiene un guion mejor estructurado y muy superior a sus anteriores, en parte porque la trama es diferente en cuanto los sucesos y no exageran las situaciones para sorprender. Shane Black (Kiss Kiss Bang Bang) rompe la fórmula Stark al poseer misterio, suspenso diminuto y más que nada, diálogos inteligentes; eso con las buenas interpretaciones nos dan una visión distinta del mundo de Tony Stark. 

Tony Stark/ Robert Downey Jr. está en su mejor forma. Aquí es más ingenioso, más descarado y más egocéntrico que nunca. Siendo el mismo narrador -en voice-over- de su historia, nos cuenta los sucesos erradicados en el 1999 para luego volver a su línea actual donde la amenaza del siniestro Mandarín (Ben Kingsley) se desata a causa de un error cometido años atrás. En ese momento Stark deberá utilizar todo su ingenio y la ayuda de Rodhey/War Machine (Don Cheadle) para proteger a su amada Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), detener al maligno Mandarín y al ambicioso Dr. Adrich Killian (Guy Pearce), junto a la propagación selectiva del virus "Extremis", que modifica genéticamente el cuerpo infectado, otorgándole poderes indefinidos. 

En parte, sentí que Iron Man 3 no quiere mostrar la actitud de Tony Stark como la conocíamos, por el contrario la transforma con el entorno y con las situaciones que le rodean. Recordemos que sin la armadura Tony Stark se enfrenta al verdadero peligro: la muerte, en un mundo donde literalmente él no posee "súper poderes" sino que utiliza su genio para crear "poderes". En ese aspecto es como si fuera una prueba de sus limitaciones humanas para ver a Stark enfrentándose a los retos sin su armadura; un movimiento muy astuto en mi opinión. 

A medida que la historia progresa descarga cada vez más energía en cuanto a los personajes se refiere. Está llena de sorpresas que inevitablemente te asombrarán, ya que la trama no se deja predecir. Asimismo tiene la emoción, los efectos especiales y las secuencias de acción impactantes que la etiquetan como una de las mejores de Marvel hasta el día de hoy. Por encima de eso, las interpretaciones son de lujo, especialmente la de Ben Kingsley, quien de manera sorpresiva le da un giro de 360° a la trama y se roba el show. Se pueden contar tres giros inesperados que te dejarán boquiabierto. 

Hay referencias muy claras de "The Avengers" en algunas escenas donde se hace mención a lo que Tony Stark vivió durante el enfrentamiento con Loki; así que eso, junto a la escena después de los créditos, me hace deducir que tendríamos a Tony Stark al menos hasta la esperada secuela. 

Iron Man 3 sabe cómo balancear el humor con las escenas emocionales. Su humor es excesivo en ocasiones, pero a la vez es un humor negro y sarcástico; haciendo que la película sea menos seria de lo que aparenta. En cierto punto, el mismo Iron Man/Tony Stark me recuerda "mis tiempos de infancia donde jugaba con un carro a control remoto" mientras utiliza su nueva armadura Mark 42. Ya verás por qué lo digo. 

Si éste es el inicio de la llamada "Fase 2" de Marvel sólo tengo una cosa que decir: “¡Cállate! Toma mi dinero para la fase 3, 4, 5... Etc”. Iron Man 3 es un entretenimiento veraniego disfrutable, energético y alucinante, con suficiente energía para mandarte a comprar un ticket y verla otra vez. Hay signos claros de que Tony Stark regresará; y si ese es el caso, lo único que puedo hacer es sentarme a esperar. Éste es uno de los mejores personajes del negocio de superhéroes.


7/10