The Great Gatsby (2013)


Nick Carraway, del Medio Oeste que ahora vive en Long Island, se encuentra fascinado por el pasado misterioso y el lujoso estilo de vida de su vecino, Jay Gatsby. Él se introduce en el círculo de Gatsby, convirtiéndose en un testigo de la obsesión y la tragedia.


Duración: 2 hr. 23 min.
País: Estados Unidos
Director: Baz Luhrmann 
Guion: Craig Pearce, Baz Luhrmann 
Reparto: Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan, Tobey Maguire, Joel Edgerton 

Reseña
Por Yasser Medina

El escritor norteamericano, F. Scott Fitzgerald, publicó su novela predilecta, “The Great Gatsby”, en 1925 con el fin de retratar la época de los alocados años 20 con un glamur que enamora. La historia, que trata de un adinerado misterioso, Jay Gatsby, en plena era del jazz y de la prohibición, ha adquirido una reputación que con los años la ha convertido en una de las novelas más aclamadas de la literatura norteamericana. 

La inmensa popularidad ha hecho que sea adaptada en cuatro ocasiones a la gran pantalla. Y para la quinta ocasión, el director Baz Luhrmann consigue que The Great Gatsby sea la adaptación definitiva de la obra, pues esta excelente película captura como algo sublime las fiestas salvajes de los míticos años 20 y la historia desgarradora de Jay Gatsby, sin perder los ánimos de emoción.  Su película es todo un festival de hedonismo y de extravagancia visual. Y es tan fascinante que nos confirma que otro director con menos experiencia para filmar fiestas de esta calaña hubiese metido la pata con la historia del millonario misterioso.

Con esta película, Luhrmann, quien lo recordamos como el director de Romeo + Juliet (1996), nos ofrece el estilo visual que lo caracteriza para que los personajes emocionen y puedan bailar al ritmo de la gallardía de los burgueses hipócritas. El romance sumerge a los personajes principales en las relaciones turbulentas que termina ahogándolos en la tragedia. Y nos ha emocionado con la furiosa vanidad de los escenarios de los locos años 20; por supuesto, sustentándose con una descomunal actuación de Leonardo DiCaprio como el gran Gatsby. 

En la apertura seguimos a Nick Carraway (Tobey Maguire), un joven recién mudado en Nueva York, quien comienza a narrar la historia de cómo conoció a su vecino, Jay Gatsby (Leonardo DiCaprio), un multimillonario con un pasado misterioso y con mil historias para contar. Todo empeora cuando, Daisy (Carey Mulligan), la prima de Nick, entra en la vida de Gatsby con consecuencias románticas de alto precio. 

El atractivo de este relato está en la vida desgastada de millonario que tiene Jay Gatsby cuando hace fiestas y fiestas para llamar la atención de Daisy. Es un tipo enigmático que proyecta misterio, idealismo, ambición y, más que nada, posesión. Enfatiza el deseo y la realización del sueño americano, por el simple hecho de que nada lo detiene para lograr lo que quiere. 

Luhrmann nos dice que detrás de las fiestas, los autos, las chicas, la champaña, la piscina, las joyas y todos los gustos se esconde la verdad terrible de que el dinero puede comprar todo, menos la felicidad. Ésta es una película rodeada de pérdida y desgracia, ocultándola debajo de una cortina de superficialidad. Y nos ha cautivado por la manera en la que está contada.

Pero aquí las fiestas no fueran fiestas sin la dirección de arte. El diseño de producción de The Great Gatsby es altamente ambicioso. Recrea la ciudad de New York de los '20 con vibrantes escenarios acompañados de la plasticidad estilizada del colorido de Catherine Martin. Sólo ella podría crear escenas de sociedad que te hagan sentir "dentro" de la fiesta con los personajes. Y aunque uno no sienta su poderío debido a que Luhrmann los convierte en caricaturas, la sutileza de la narrativa es suficiente para aprovecharlos.

Cuando todas las piezas están juntas esta película enciende la mecha de la extravagancia para ser un romance afectivo, ingenioso y, a veces, atrevido. Luhrmann muestra el pensamiento de una sociedad descarada, en una época donde a nadie le importaba otra cosa que no fueran las apariencias. En otras palabras, la adaptación de la novela de Fitzgerald nunca había estado tan desarrollada en la gran pantalla como se muestra aquí.

8/10