Only God Forgives (2013)


Julian, un traficante de drogas que prosperan en submundo criminal de Bangkok, ve como su vida se complican aún más cuando su madre le obliga a encontrar y matar al responsable de la reciente muerte de su hermano..

Duración: 1 hr. 29 min.
País: Francia/Dinamarca
Director: Nicolas Winding Refn
Guion: Nicolas Winding Refn
Reparto: Ryan Gosling, Ryan Gosling, Ryan Gosling, Kristin Scott Thomas.

Reseña
Por Yasser Medina

Solo dios perdona a Nicolas Winding Refn (Pusher, Drive) por asfixiarse en la estética extraña que muestra Only God Forgives. Esta película luce como un "comercial de perfumes"; todos los personajes están ahí, pero la carencia de diálogos, el estilo visual sobresaltado y la confusión narrativa, hacen posible que el espectador deambule en el mar de las interrogantes para poder conectar con la trama. Yo conecté forzadamente.

Hay algo que puedo perdonar de Only God Forgives además de lucirse en Cannes y es que, Nicolas Winding Refn es un hacedor de cine de arte que manipula la audiencia con su propio estilo, el cual resulta camaleónico en varias partes porque cambia los tonos de forma drástica. Sabiendo eso, aquí intercambia violencia por visuales de una manera pretenciosa para llamar la atención. Las escenas de violencia están desarrolladas de una manera excepcional, cubiertas bajo un atmosférico estilo visual que le dan un toque "neo-noir". Esto se contrasta con vibrantes escenarios llenos de color, especialmente el rojo, el cual enfatiza el estado de ánimo (volcánico) de Julian, interpretado por Ryan Gosling.

Only God Forgives no es la usual historia de venganza donde una acción provoca una reacción. A mi parecer se desvía hacia lo imperdonable para disparar la reacción en cadena. Todas las interacciones de los personajes los llevan a actuar con un motivo para el resarcimiento. Eso comienza cuando Julian (Ryan Gosling), un traficante de drogas y dueño de un club de boxeo Muay Thai establecido en bangkok, se entera de que su hermano, Billy (Tom Burke), ha sido "asesinado". Cuando su madre arriba y decide vengarse, en su camino se cruzará, Chang (Vithaya Pansringarm), un despiadado policía corrupto que tiene su propio método de "justicia" y no titubea para matar con su espada. Al suceder esto, la violencia se dispara de forma impactante por el simple hecho de que una venganza conlleva a la otra.

Puede que el filme falle con la vagancia de su narrativa, pero la energía desprendida en esas escenas violentas bajo los coloridos escenarios escarlata, es lo que en realidad le da un poco de vida. Winding Refn combina esas características con secuencias surrealistas cuando se adentra en el pensamiento de Julian. Esas secuencias, disfrazadas de confusión, se zafan de la narrativa convencional. Ahora comprendo por qué le dedica la película al místico Alejandro Jodorowsky.

Ryan Gosling hace todo lo que puede y lo logra, pero es inevitable decir que su personaje, Julian, tiene un carácter muy similar al Driver en "Drive". Ya sea con sus expresiones faciales, su introspección y sus niveles de violencia ocultos, sentimos que el pasado con su madre y su hermano fue traumático; él los odia con indiferencia, eso explica los delirios paranoicos que tiene en varias escenas. Y sospecho que Winding Refn explota esos atributos actorales de Gosling para hacer que se manifieste sin la necesidad de expresarse verbalmente. Cuando lo hace habla en algunas escenas, sin embargo, su carencia de diálogos sobredimensiona su mera presencia emocional, así uno tiene que descifrar lo que se está transmitiendo con solo mirarlo.

Por otra parte, Gosling no está solo, en la contraparte, tenemos la interpretación de Kristin Scott Thomas como Crystal, la madre de Julian, la cual, es la mejor de toda la película. Es el retrato de una mujer obsesionada con la pérdida y motivada por la sed de venganza para cobrar por la muerte de su hijo. Un poco loca pero energética en su control actoral.

Estos personajes, en algunas escenas, carecen de empatía al acostar la historia y se arropan bajo la complejidad psicológica para mostrarla. Y al final ¿qué piensa, Julian, de los hechos? - bueno, probablemente: "tuvieron lo que se merecían". Si me preguntan a mí, te diré que en esta película todos los personajes tienen un código de justicia que los motiva a actuar como "vengadores".

Only God Forgives es horrorosamente sangrienta. Winding Refn dispara la exagerada violencia (su hobbie) con la retorcida historia de estos personajes. Puedo describirlo como un brutal ejercicio criminal que funciona, por una parte, como un cuento de venganza y, por la otra, como un drama familiar encerrado por el enigma de una familia disfuncional, aunque no se especifique.

Aunque este drama criminal parezca atractivo, es difícil perdonarlo, simplemente, porque no me satisfizo en su totalidad. Espero que los fans de Nicolas Winding Refn lo perdonen y se compadezcan al observar este extraño mundo oscuro, donde todos son víctimas y antihéroes del fatalismo. 


     6/10