Captain Phillips (2013)


La verdadera historia del capitán Richard Phillips y su secuestro en 2009 por piratas somalíes adentro de la de bandera estadounidense Maersk Alabama MV, el primer barco de carga estadounidense en ser secuestrado en doscientos años.


Duración: 2 hr. 14 min.
País: Estados Unidos
Director: Paul Greengrass
Guion: Billy Ray
Reparto: Tom Hanks, Catherine Keener, Barkhad Abdi

Reseña
Por Yasser Medina


Captain Phillips es un filme brillante. Imagina esta situación: eres capitán de un barco de carga, estás en medio del océano Índico, no tienes armas de ningún tipo y en medio del vasto océano, inevitablemente, eres secuestrado por piratas modernos armados hasta los dientes con AK-47 y pidiendo millones de dólares a cambio, ¿qué harías?

Tirarte al mar no creo que sea la respuesta correcta. Puesto que en el mundo real cuando esos acontecimientos suceden, nosotros, los simples civiles, no tenemos ni idea de cómo pasan, pero en las películas es diferente, porque nos dan una aproximación realista y detallada sobre el peligro de los hechos; así podemos ser testigos. En dado caso, Paul Greengrass asimila los hechos dramáticos de Captain Phillips, enseñándonos cómo operan los piratas modernos en estos tiempos con un manejo cinematográfico descollante.

La operación de rescate del capitán Phillips fue un evento que sacudió los medios de comunicación alrededor del 2009. Fue conocido como el incidente del Maersk Alabama. Todo el mundo estaba pendiente del secuestro del barco. Sin embargo, son esos hechos los que inundan el mar de esta desgarradora historia.

Así como en las aguas del océano pasa la calma antes de la tormenta, el Capitán Richard Phillips (Tom Hanks), a bordo del barco de carga, Maersk Alabama, se encarga de las labores de inspección y de dirección sobre la tripulación. Todos los procedimientos funcionan de forma normal. Hasta que un día determinado una banda de piratas somalíes liderada por Abduwali Muse (Barkhad Abdi) y su pandilla secuestran el barco, lo que pone al capitán Phillips contra la espada y la pared al pensar en qué debe hacer para salvar a la tripulación en medio de la crisis.

Gracias a esa crisis, Tom Hanks alcanza una nueva marca en su carrera como actor. Nos entrega su mejor actuación en los últimos 13 años. Desde Cast Away no veíamos a un Tom Hanks tan desesperado, tan nervioso y tan aterrorizado por su entorno como lo hace en Captain Phillips. La ironía es que, ambas interpretaciones tienen que ver con el océano, solo que esta es emocionalmente más compleja. Hanks ni siquiera habla en las escenas claves para denotar su estado de mente, es decir, el shock y sus expresiones faciales lo expresan todo.

A medida que la película avanza, Greengrass quiere modelar al capitán Phillips como el héroe indirecto; el típico hombre normal que controla la situación con una actitud temeraria, aunque impredecible. Phillips se enfrenta al peligro y quiere ser salvado, pero la falta de adecuación de las fuerzas y la gran cantidad de potencia de fuego desplegada contra los cuatro jóvenes peligrosos y desesperados, lo hacen reflexionar sobre el riesgo de la situación.

En un principio la película se divide en dos, ya que durante varias escenas se señala cómo opera la tripulación americana y cómo se reúne la tripulación de los piratas somalíes. Polos totalmente opuestos con diferentes lozanías motivacionales. Aunque con uno de estos polos, Greengrass enfatiza la condición de vida paupérrima de los piratas somalíes, los cuales se ven forzados a delinquir para ganarse la vida a causa de la degradación socioeconómica de su país. De ellos sobresale el novato, Barkhad Abdi, con una excelente actuación que hace que Muse transmita la inseguridad y la desesperación a través de sus ojos. Él no quiere hacer eso, odia su vida pirata, no la necesita; pero fue obligado a hacerlo y si no lo hace, muere; así de creíble es su balanza.

A babor, el acelerado montaje de Christopher Rouse y la inquietante banda sonora de Henry Jackman mantienen la carga pesada a todo vapor en el mar de los thrillers dramáticos. Y a estribor, Greengrass utiliza un intenso estilo fílmico similar al que usó en Bloody Sunday, donde muestra el eje del conflicto desde distintas perspectivas con varios de los movimientos de cámara (en mano) extremados. De esa manera, cada escena de tensión genera un realismo asfixiante que envuelve magnéticamente hasta que la escena no termina. Todos esos factores hacen que uno se sienta pegado al asiento durante dos horas que vuelan.

Captain Phillips es la nueva Zero Dark Thirty de este año. Muestra una impactante dramatización de una de las operaciones de rescate marítimo más precisas de los últimos tiempos. Este barco cinematográfico tiene dos cargas: en la popa, la poderosa actuación de Hanks; y en la proa, la emocionante estética de Greengrass. Ambas evidencian el nivel alcanzado en la clasificación del thriller dramático, convirtiéndola en un viaje de terror por el océano de piratas modernos.



8/10

2 Comentarios

Click aquí para Comentarios
24 de marzo de 2014, 10:28 ×

La participación que tuvo Scott Rudin en esta película es buena. Ahora hay que ver qué tal quedó el proyecto que realizó con HBO . Ya faltan pocos días para el estreno de la serie de la que todo mundo está hablando.

Responder
avatar
30 de marzo de 2014, 13:12 ×

Exacto. Como productor, Rudin rompe esquemas cinematográficos al seleccionar los proyectos. "Captain Phillips" es una prueba mas.

Saludos!

Responder
avatar