X-Men: Days of Future Past (2014)


Los X-Men envían a Wolverine al pasado en un esfuerzo desesperado por cambiar la historia y evitar que un evento que tiene como resultado la muerte para los seres humanos y mutantes.


Reseña por
Yasser Medina

Desde que Bryan Singer comenzó esta franquicia -años atrás- con X-Men y X2: X-Men United, nunca pensé que los Hombres-X pusieran mi cerebro a razonar con las locuras de los viajes en el tiempo como lo hacen en X-Men: Days of Future Past. Van de aquí para allá, de allá para acá, de aquí para allí, y así.

De hecho, gran parte de las historias de los X-Men se desarrollan entre el futuro y el pasado mientras están en un presente. Ésa es la realidad. Y no cabe duda que X-Men Days of Future Past muestra ese trampantojo con un estilo único que la convierten en  la más ingeniosa de toda la franquicia.

Oh, ¿y tan buena es? - Pero claro. El regreso de Singer a esta saga de mutantes, proporciona la aproximación del cómic y el dramatismo necesario para ayudar a este reparto a aprovechar el ritmo de sus escenas con toda la rapidez posible.

En un futuro distópico, el pasado es un recuerdo sin nombre; donde los X-Men se enfrentan al exterminio de su raza y luchan por sobrevivir frente a una armada de Centinelas. En ese momento, para solucionar y cambiar el presente (futuro), deciden enviar a Logan/Wolverine (Hugh Jackman) al pasado -en los 70'- para modificar los eventos y salvar los mutantes del futuro.

Hasta ese punto la película se convierte en un espejo que presenta los líos de los X-Men en el pasado y los estragos de los X-Men del futuro, y todo al mismo tiempo.

Para lograrlo, las escenas del pasado presente se hacen paralelas con lo que sucede en el futuro presente. De esa manera, no se pierde la noción de lo que se está desarrollando y la narrativa de la paradoja del tiempo no deja escapar ni un solo detalle de los acontecimientos que se crean.

Por eso genera una dualidad de los roles que hace que los personajes principales -Wolverine, Erik Lehnsherr/Magneto (Michael Fassbender) y Mystique (Jennifer Lawrence) cambien su nivel de protagonismo. Sus intenciones se alteran en todo el transcurso.

Sin embargo, aunque el film toca ciertos eventos de la historia humana nos dice que, para crear un nuevo futuro debemos evaluar nuestro pasado y corregir las atrocidades del presente. El mundo de esta película es una batalla para cambiar los prejuicios del presente futuro.

En ocasiones es lóbrega, pero la mayor parte del tiempo los momentos de humor, el mega-elenco y las secuencias de acción hacen que X-Men: Days of Future Past entretenga endiabladamente. Singer se encarga de que esta sea el laberinto del presente que conecta todos los films de los X-Men, y ya que ese presente es el mismo pasado, es inevitable decir que un apocalipsis futuro se aproxima.

Ficha técnica:
Duración: 2 hr. 10 min.
País: Estados Unidos
Director: Bryan Singer
Guion: Simon Kinberg (Historia: Simon Kinberg, Matthew Vaughn, Jane Goldman)
Reparto: Hugh Jackman, Jennifer Lawrence, Halle Berry, Michael Fassbender, Patrick Stewart, James McAvoy, Ian McKellen
7/10