Guardians of the Galaxy (2014)


En los confines del espacio, un piloto estadounidense llamado Peter Quill se encuentra el objeto de una persecución tras robar un orbe codiciado por el villano Ronan.


Reseña por
Yasser Medina

Guardians of the Galaxy va directo al grano con una simple pregunta: ¿Qué tienen en común un luchador pintado, una mujer Hulk sin fuerza, un árbol retardado, un vaquero espacial y un mapache hablador? No sé, ¿un walkman de los 80’ en el espacio? Quizás; pero sin lugar a dudas es una pandilla muy excéntrica.

Sin embargo, eso que tienen de raro es lo que hace que esta película, en su debut cósmico, con un presupuesto de $170 millones, sea una de las más entretenidas del cine Marvel. Y dado que no son tan conocidos por la audiencia en general, las apuestas por la película son altas. 


Tan altas que terminan ganando en el momento que el director James Gunn (Super) introduce a Drax (Dave "Batista" Bautista), Gamora (Zoe Saldaña), Groot (voz de Vin Diesel), Peter Quill/Star-Lord (Chris Pratt) y Rocket Raccoon (voz de Bradley Cooper); un grupo de antihéroes que, aun sin química, tienen la química necesaria para atraer con sus alocadas aventuras.

Esto comienza en los confines del espacio cuando Peter Quill/Star-Lord, un ladrón espacial, encuentra una gema morada que resulta ser la gema infinita que necesita Ronan (Lee Pace) -el villano tedioso- para dominar la galaxia completa. Al pasar eso, Ronan envía a Gamora tras Peter Quill/Star-Lord; pero las cosas se complican cuando Rocket Raccoon y Groot, dos caza recompensas, persiguen también a Star-Lord, y se desata una cacería loca por la gema, por Star-Lord y por la galaxia.

Es un embrollo. Por eso estos personajes atraen descaradamente, unos más que otros; porque buscan la redención. Star-Lord brilla como pirata chistoso; Ronan es solo un relleno. Pero yendo más lejos, de ellos, es el mapache tozudo-parlante -Rocket Raccoon- que tiene las mejores líneas y se roba el show con todo su cinismo y sus planes.

Es de esa forma que Gunn sacrifica sustancia de la fórmula “marveliana” para dejar que la acción transcurra mezclada al humor con el propósito de que al final uno se sienta cómodo con las actuaciones, la dinámica del grupo y la banda sonora retro de los 70'. Y todo le funciona.

Por eso el guion lo pone simple con una estructura narrativa de tres actos: estoy aquí, voy para allá, ya llegamos. Los negocios blockbuster de siempre. Y aunque resulte predecible en su resolución, no me import
ó, porque el voltaje de las secuencias de acción y de los efectos visuales me mantuvieron atrapado.

Hasta ese punto la ciencia-ficción choca con los cómics para crear algo vistoso que hace que todo el mundo salga del cine diciendo: "Yo soy Groot". Y siendo la Star Strek-Serenity de Marvel que expande aún más el universo, nos muestra, así como en The Avengers, que la amenaza de Thanos es real y está aproximándose. 


Ficha técnica:
Duración: 2 hr. 1 min.
País: Estados Unidos
Director: James Gunn
Guion: James Gunn
Reparto (y voces): Chris Pratt, Zoe Saldana, Bradley Cooper, David Bautista, Vin Diesel

7/10