Boyhood (2014)


La vida del joven, Mason, desde los 5 años hasta los 18...hasta la adultez.


Reseña por
Yasser Medina

El director estadounidense, Richard Linklater, realizó el rodaje de Boyhood durante doce años con los mismos actores. Sí, 12 años. Filmando de forma intermitente una vez por año. Y es quizá por ese hecho que, sin ser grandilocuente, entrega una visión profunda y realista sobre el registro del tiempo de los personajes encuadrados frente a la cámara; algo nunca antes visto en la historia del cine.

En ese sentido se las juega. Ha creado un nuevo tipo de cine experimental que modifica las reglas del intervalo del plano, y la cámara es el único narrador omnisciente que divide la delgada línea entre el tiempo de la ficción y el tiempo de la realidad; una haza
ña totalmente catártica.

Y no es la primera vez que Linklater deja crecer los personajes a través de los años con los mismos intérpretes; ya lo había hecho con la trilogía de "Before". Aunque sí es la primera vez dentro de la misma película.

Por eso, siendo consecuente en ocasiones, siempre atina un nuevo ritmo narrativo para satisfacer su ambición. Así, captura la vida de Mason (Ellar Coltrane) desde ser un niño risueño de seis años de edad, hasta que se convierte en un adolescente introspectivo de 18 años.

Con el paso de las temporadas, vemos c
ómo Mason se desenvuelve con su hermana, Samantha (Lorelei Linklater, hija del director), y sus padres separados, Mason (Ethan Hawke) y Olivia (Patricia Arquette); el retrato de la típica familia norteamericana que busca sueños perdidos y se mantiene unida a pesar de los estereotipos hogareños.

Los diálogos de estos personajes se sienten filosóficos y auténticos, y la fluidez de las escenas son acogedoras sin la necesidad de acrecentar el realismo de la puesta en escena. Eso se debe a que las actuaciones son demasiado precisas para dejar escapar los detalles.

“¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos?” Se cuestiona la fastuosidad de Boyhood una y otra vez. Además de profundizar en el desarrollo de los lazos familiares, ofrece un vistazo simple de la naturaleza del crecimiento humano durante diferentes etapas de la vida. Y siempre nos tiene pensando.

En ese caso, Linklater no proporciona coordenadas entre los canjes de segmentos de las elipsis; solo nos damos cuenta por la metamorfosis de los actores cuando van avejentándose con el pasar de los años junto a los cambios sociales, los aspectos técnicos, los acontecimientos históricos, y hasta las referencias de la cultura estadounidense de la última década.

De hecho, es un comentario mesurado y atrevido de c
ómo el comportamiento humano se ve tornadizo ante una transición temporal, debido a los patrones sociales. Los instantes nos pasan por delante sin ni siquiera darnos cuenta de que el mañana ya pasó. No se recupera. Está en el ayer porque perpetuamente vivimos el ahora. Y ese tiempo es un punto que va y viene. No hay segundos chances para apreciar los buenos momentos que la vida arrastra en el presente.

Y por ahí dicen que recordar es vivir, pero Boyhood nos dice que vivir es recordar. Las emociones de este film son tan altas que es imposible no sentir nostalgia ni identificarse con la similitud de nuestras propias vidas.

Linklater prueba que el cine no es solo una proyección en la pantalla, sino, una simbiosis que emula nuestra existencia y la transforma. Esta es una película de mayoría de edad que traspasará generaciones y vivirá su periquete en la eternidad de las obras maestras.


Ficha técnica:
Duración: 2 hr. 45 min.
País: Estados Unidos
Director: Richard Linklater
Guion: Richard Linklater
Reparto: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke, Lorelei Linklater



9/10