John Wick (2014)


Un ex-sicario sale del retiro para localizar a los mafiosos que se llevaron todo de él.



Rese
ña por
Yasser Medina

Justo cuando pensaba que Keanu Reeves se había retirado del género de acción, se aparece de vuelta y en modo venganza con "John Wick"; y todo por un perro. Porque esta película es un viaje energético de persecuciones, peleas, violencia, un hervidero de matones y un tipo con un pasado oscuro buscando vengarse.

O sea, en occidente esto es lo más cercano que vamos a ver este año al cine de acción de Hong Kong. Los setpieces son impresionantes, y tienen un ritmo que se acelera en el instante que arranca el mecanismo narrativo del argumento de John Wick (Keanu Reeves).

Pues aquí John Wick es un reputado ex-asesino profesional que trabajaba para la mafia rusa. Pero ahora vive en paz en su casa recordando a su esposa fallecida, Helen Wick (Briget Moynahan), con el perro que ella le regaló en señal de que busque la redención personal.

En ese momento, sumergido en la melancolía y la soledad, se da cuenta de que el perro lo anima a olvidar el ayer y ser otra persona. Sin embargo (aunque suene loco) cuando unos gánsteres rusos se infiltran en su propiedad para robar y le hacen da
ño al cachorro, John Wick, piensa en volver para cobrar las deudas a un precio inimaginable.

Y como por ahí dicen que no es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar, el dinamismo de la película radica en cómo el guion cuenta el relato de venganza, el cual, apoyándose del estilo neo-noir y de una manifestación visual con un aire de novela gráfica, enfatiza las peripecias del bajo mundo y la vida de un antihéroe resquebrajado con una carga de adrenalina.

Por eso la cosa funciona, y es sencillamente porque el personaje principal, John Wick, posee peso emocional, y Reeves le otorga persuasión. Es decir, conocemos su trasfondo y se puede descifrar quién es y por qué actúa así desde un punto de vista que nos hace imaginar la historia.

El director, Chad Stahelski, quien previamente entró a la industria como doble, en su debut, sabe con precisión d
ónde angular los planos y desplazar la cámara con las composiciones amplias de las sofisticadas escenas de acción. Por eso esta película tiene una de las mejores coreografías de tiroteos que haya visto en el año. Y claro, acompañadas de una electrizante banda sonora y buenas actuaciones cortas de Dafoe, Leguizamo y McShane.

Sin embargo, la pregunta aquí es: ¿La película satisface? Pero por supuesto. Piensa en Max Payne con esteroides. “John Wick” entretiene, y enciende la mecha de un género que se encontraba apagado con el mejor regreso de Keanu Reeves al mundo de acción desde los tiempos de "The Matrix".

Ficha técnica:
Duración: 1 hr. 41 min.
País: Estados Unidos
Director: David Leitch (no acreditado), Chad Stahelski
Guion: Derek Kolstad
Música: Tyler Bates, Joel J. Richard
Fotografía: Jonathan Sela
Reparto: Keanu Reeves, Willem Dafoe, Michael Nyqvist, Alfie Allen, John Leguizamo, Ian McShane


7/10