Steve Jobs (2015)


La historia del ascenso del visionario fundador de Apple a la fama, contada a través de tres lanzamientos de productos que representan tres períodos diferentes en la vida de Jobs: El de Macintosh, NeXT Computer, y iMac G3.


Reseña por
Yasser Medina

Aaron Sorkin comenzó a escribir el guion de Steve Jobs poco después de la muerte de Steve Jobs en el 2011. Basándose en la biografía autorizada de Walter Isaacson, decía que estaría construido por tres escenas largas de 30 minutos relacionadas con tres de los lanzamientos de los ordenadores de Jobs. Pero lo que no dijo era que la película sería un biopic de Jobs enfocado en lidiar con la turbulencia que oscureció su vida profesional y personal durante esos episodios.

Quizá por eso Steve Jobs, de Danny Boyle (Trainspotting, Slumdog Millionaire), es un drama biográfico muy original que se siente intrigante cuando explora la carrera de Steve Jobs, cuando era el papá de Apple y revolucionaba el campo de la computación con sus productos.

La propuesta de Boyle y Sorkin es que se hable mucho. Por eso está tejida con los diálogos repletos de ironía y de verborrea que salen del software mental de Sorkin para crear estados de ánimo, y al final nos resume esta inteligente historia diciéndonos que hasta “los genios” vienen defectuosos.

Lo que está más que claro es que es una película agradable, entretenida y brillantemente interpretada que, por momentos, logra que uno ame y odie a Steve Jobs (Michael Fassbender); porque se proyecta como un imbécil conflictivo que tiene el éxito definido pero está lleno de dudas. Su imagen de visionario carismático queda eclipsada por la falta de empatía hacia su familia; en este caso la relación que tiene con su primera hija, Lisa Brennan-Jobs (Perla Haney-Jardine).

Esto sucede en el año 1984. Es la época en la cual Steve Jobs se encuentra dirigiendo Apple y piensa mostrar la computadora Macintosh. Tras bastidores hay una presión inmensa, ya que quieren impresionar al público para que compren las computadoras aunque no tengan dinero. Sin embargo, su jefa de publicidad, Joanna Hoffman (Kate Winslet), interfiere antes de la presentación para discutir el artículo de la revista Time que expone la disputa de paternidad iniciada con su ex novia Chrisann Brennnan (Katherine Waterston), quien también, en última instancia, arriba con su hija Lisa para conversar sobre el lío.

Pero la cosa se convierte en un revolú con la aparición de Steve Wozniak (Seth Rogen), el otro cofundador de Apple que le recomienda a Jobs que mencione al equipo del computador Apple II en la presentación y John Sculley, el CEO de Apple que quiere hablar de la vida de Jobs como niño adoptado.

Los tres períodos en los que la narrativa de la película está fraccionada influyen en la forma de pensar de Jobs durante 14 años; principalmente porque todo se visualiza desde su punto de vista. Las tres escenas largas de casi 40 minutos quedan divididas por las elipsis para cubrir la vida de Jobs en 1984 con la exhibición de la Macintosh, en 1988 con la divulgación de la NeXT y en 1998 con la muestra de la iMac G3, claro, incluyendo un par de flashbacks en cada uno de los capítulos.

En esas escenas Kate Winslet, Seth Rogen y Jeff Daniels tienen roles dramáticos muy buenos interpretando a sus personajes, sin embargo, es la feroz actuación de Michael Fassbender que domina la película. No se parece a Jobs físicamente, pero es puro fuego expresivo. Convierte a Jobs en una persona egocéntrica, manipuladora, execrable, arrogante, que se aferra a sus ideas visionarias sin importarle los demás. Y eso, digamos que, representa el estudio de una persona compleja.

Esta es la crónica de un hombre de poder que batalla con sus responsabilidades paternales, a pesar de sus obsesiones mesiánicas sobre el futuro de la tecnología y de la computación. Y a medida que avanza, se vuelve más intensa con los subtextos de drama familiar surgidos de la relación padre-hija y con los temas del fracaso y el éxito.

Lo interesante es que Boyle nunca permite que los personajes salgan de los escenarios para crear intimidad con Jobs, dejándonos saber lo que piensa y lo que siente detrás de las cortinas. Y eso es, en efecto, la parte maravillosa de este biopic: la que encuadra un ser humano en la búsqueda de abrir las puertas para el cambio.

Ficha técnica:
Duración: 2 hr. 02 min.
País: Estados Unidos
Director: Danny Boyle
Guion: Aaron Sorkin (Biografía: Walter Isaacson)
Música: Daniel Pemberton
Fotografía: Alwin H. Küchler
Reparto: Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen, Jeff Daniels,


7/10