Creed II: defendiendo el legado (2018)


He visto esta secuela, dirigida por un tal Steven Caple Jr., con la esperanza de entretenerme un poco como lo hice con la predecesora de Coogler. Su arranque es interesante con la nueva travesía de Adonis Creed, el protagonista patrocinado por Rocky que interpreta un efectivo Michael B. Jordan, de quien veo cierta autenticidad cuando lo invade la inseguridad, cuando golpea a sus víctimas en el cuadrilátero o, al contrario, cuando se muere de dolor al recibir los puñetazos del carnicero antagonista importado de Rusia para complacer a los fieles adeptos de la franquicia. También noto que Sylvester Stallone vuelve a imprimir sobriedad a su Rocky de la tercera edad. Sin embargo, no soy capaz de emocionarme con lo que veo. Caigo rendido ante un aburrimiento que me noquea durante un conteo de dos largas horas, en las que anticipo cada artilugio narrativo sin mucho esfuerzo. Y digiero los planos de los combates cuerpo a cuerpo, pero no siento tanta intensidad en el conjunto. Su comentario sobre las responsabilidades paternales, la familia, el desasosiego y la venganza está tratado con algo de blandura. Es una secuela de rutina lastrada por los componentes más manidos del género.

Calificación: 5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario