Historias de familia (2005)


A pesar de que anticipo el resultado muy temprano (por el uso tan evidente del color azul que anuncia la inevitable ruptura en la escena del tenis), esta película de Baumbach logra mantenerme interesado durante hora y media con las desgracias de una familia neoyorquina de clase media que se hunde como si fuera una ballena moribunda en las aguas del Atlántico. Habla de cosas muy serias como la incapacidad de los padres para entender eso que llaman responsabilidad, los típicos problemas de la sexualidad en la adolescencia, las consecuencias familiares del divorcio y los efectos que eso provoca en la conducta de los hijos más confundidos. Y utiliza, asimismo, los decorados de los escenarios de ambos padres para reforzar los claroscuros laminados en la separación. Pero no termina de conmoverme la crisis familiar. Tampoco me causa risa lo que veo, el humor es muy tibio. Las actuaciones de Laura Linney, un joven Jesse Eisenberg y, sobre todo, Jeff Daniels son correctas, aunque solo la actuación de este último (sospecho la más contenida) es enriquecedora cuando interpreta con varias capas dramáticas al padre intelectual, honesto, liberal, directo, que prueba el trago amargo del fracaso. Es una película mediana sobre las medidas paternofiliales.

Calificación: 6/10

0 comentarios:

Publicar un comentario