Operación Overlord (2018)


Una invasión de bostezos se apodera de mi cuando veo esta película y me convierto en testigo de las maniobras del cabo Boyce y sus camaradas que luchan contra los nazis. Es una película sumamente aburrida, huera, un ejercicio anodino que recurre a un híbrido genérico entre el terror de zombis de serie B y el cine bélico con la única intención de construir una parábola moral muy trillada sobre la posición del afroamericano que se antepone a los obstáculos horribles laminados en la guerra. Todo está arreglado para que el soldado afroamericano sirva de resorte moral en medio del conflicto generado por el hombre blanco y salga como héroe, la típica diatriba de inclusión que anda contaminando los estudios de Hollywood. Al parecer al director Julius Avery le importa muy poco las decisiones narrativas de la típica trama de los soldados en una misión. Predigo con antelación cada vericueto y la acción solo me provoca una indiferencia abismal. Las actuaciones apenas son aceptables para lo que se plantea. La música no sirve. Me harto de ver a los soldados dando vueltas, de los experimentos retorcidos, del excesivo patriotismo, de las cansinas explosiones. Estoy estupefacto al saber que semejante disparate es tratado con aclamación.

Calificación: 4/10

0 comentarios:

Publicar un comentario