El honor perdido de Katharina Blum (1975)

Sinopsis: Después de pasar la noche con un presunto terrorista, la tranquila y ordenada vida de Katharina Blum queda completamente destruida. Como sospechosa, se convierte en víctima de una cruel campaña difamatoria de la policía y de un despiadado periodista sensacionalista, situación que pone a prueba los límites de su dignidad y de su cordura.

Ficha técnica
Título original: The Lost Honor of Katharina Blum (Die Verlorene Ehre der Katharina Blum)
Año: 1975
Duración: 1 hr 45 min
País: Alemania
Director: Volker Schlöndorff, Margarethe von Trotta
Guion: Volker Schlöndorff, Margarethe von Trotta
Música: Hans Werner Henze
Fotografía: Jost Vacano
Reparto: Angela Winkler, Mario Adorf, Dieter Laser, Jürgen Prochnow, Heinz Bennent
Calificación: 8/10

Crítica breve de la película 

No hay ni un solo minuto en el que no permanezca atado a mi asiento con esta película de Schlöndorff y Von Trotta (debutando como directora), adaptada de la novela homónima Heinrich Böll. El material que expone y que veo con tanto entusiasmo me parece escueto y perturbador cuando construye una tesis muy aguda sobre el poder mediático que está al servicio de las falacias y los hechos distorsionados, el periodismo amarillo inescrupuloso manchado de hipocresía, la libertad de prensa del individuo honesto, la ineptitud policial de primer orden, la invasión de la privacidad. El texto es tan relevante como nunca en el día de hoy. Lo modela con la historia de una pobre mujer, Katharina Blum, cuando pasa una noche con un terrorista y al amanecer se encuentra bombardeada por una campaña difamatoria desatada por la prensa sensacionalista y policías con delirios de conspiración, en tiempos muy difíciles en el orbe sociopolítico alemán. Allí ella es parte del abuso emocional causado por la policía, de los prejuicios provocados por el periódico, de la corrupción política minada en un entorno burgués, de una cordura que empieza a traicionarla. La interpretación de Angela Winkler como Katharina Blum es excelente cuando imprime con autenticidad sensaciones que divagan entre la angustia, la culpa, la impotencia y el disgusto. Destaco también el uso casi voyeurista del plano subjetivo, el sobreencuadre, el primer plano utilizado para comunicar verdades y el montaje rítmico que produce un estilo visual cercano al documental. Es una película que me ha fascinado, una joya formidable del nuevo cine alemán.

0 comentarios:

Publicar un comentario