La cuadrilla (2001)


La película de Loach tiene buenas intenciones retratando los problemas que aquejan a un grupo de trabajadores ferroviarios cuando se enteran de una privatización que amenaza con quitarle el empleo a cada uno de ellos. Muestra las respuestas de ellos mientras trabajan para una organización de mantenimiento ferroviario de la ciudad de Sheffield. Lo consigue utilizando los mecanismos usuales encontrados en el drama social para que los personajes, en su mayoría trabajadores de cuello azul, sean sometidos a las decisiones corporativas de los vampiros de saco y corbata que están en la cima de la pirámide. Pero no se llega a ninguna parte con esa trama. Es previsible y muy reiterativa. Me aburre ver las escenas de conversación entre los empleados y los supervisores cuando se ven atrapados en un dilema ético y en el temor a ser despedidos por no acatarse a las normas de la nueva compañía. Las artimañas de Loach para componer un tratado social sobre la condición laboral y social de esos trabajadores carece de fuerza dramática y el humor con el que se trata de apaciguar los supuestos momentos de intensidad es fastidioso. Las piezas se sienten incompletas, el amplio catálogo de personajes no suscita en mi interior ningún golpe de efecto que sea interesante, aunque en la escena final cobra sentido la tragedia tan anticipada de la incertidumbre y el desempleo de esos hombres que salen fuera de campo. Es una película mediana en la filmografía de Loach.

Calificación: 5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario