Donbass (2018)

Sinopsis: En el este de Ucrania, la sociedad comienza a degradarse a medida que los efectos de la propaganda y la manipulación comienzan a surgir en esta era posterior a la verdad.

Ficha técnica
Año: 2018
Duración: 2 hr 02 min
País: Ucrania
Director: Sergei Loznitsa
Guion: Sergei Loznitsa
Música: Vladimir Golovnitiski
Fotografía: Oleg Mutu
Reparto:  Valeriu Andriuta, Evgeny Chistyakov, Georgi Deliyev, Vadim Dubovsky,
Calificación: 7/10


Crítica breve de la película

Esta película del director ucraniano Sergei Loznitsa consigue ponerme en un estado de meditación profunda al retratar la severa crisis humanitaria y la degradación social en la parte oriental de su país. En cada escena me siento tan inmerso como esos personajes desesperanzados que presenta. Rodada con un mirada casi documentalista que expone los efectos devastadores de la guerra en el Donbáss, me paga un boleto en primera fila para que pueda ver lo que prevalece por esas tierras asediadas por la propaganda política de primer nivel: gente que corre desesperada de la conflagración que se encuentra fuera de campo, colisiones políticas entre burócratas de saco y corbata y periodistas de prensa amarilla, hombres corruptos vestidos de negro que traspasan fronteras sin ningún tipo de arresto, cientos de militares insurgentes que custodian las gélidas líneas divisorias de los territorios ocupados esperando una orden para atacar al denominado "enemigo fascista", la presencia soterrada y silente de la milicia rusa (simbolizada con el vestuario de color verde oscuro), un crudo plano secuencia que captura el sitio de unos refugiados que viven en la miseria absoluta, civiles brutalmente golpeados por la multitud (uno en particular lleva una bandera nacional colgando del cuello), las nefastas consecuencias de una beligerancia que parece no tener fin alguno. El material de denuncia es punzante, mordaz y violento retratando la deshumanización, de una nación segregada por la impunidad, la inmoralidad y el oportunismo más descarado. El control formal es muy escueto, destacándose elementos como el encuadre móvil, el plano general, el reencuadre y un notable plano fijo de más de diez minutos de duración. Aunque por momentos los personajes solo sirven para equilibrar la exposición, no deja de ser una película demoledora sobre una sociedad moralmente atropellada.

0 comentarios:

Publicar un comentario