Hotel Bombay (2018)


'Hotel Mumbai', la ópera prima del director australiano Anthony Maras, es un thriller dramático y, en cierto sentido histórico, que ofrece un panorama sobre las consecuencias del terror ideológico al retratar, con una exposición insistente, los atentados terroristas ocurridos en el 2008 en la ciudad de Bombay en la India. Su puesta en escena es correcta. Luce realista recreando el problema. Desde la óptica de varios individuos, cuyos nombres ni siquiera recuerdo, relata los acontecimientos de la tragedia, incluyendo a un camarero interpretado por Dev Patel que labora en el Taj Mahal Palace Hotel, y otras personas importantes interpretadas por Armie Hammer, Nazanin Boniadi y Jason Isaacs. Son actuaciones que se exponen, certeramente, a lo que describe el aparato de acción de la trama, comunicando el miedo, la desesperación y el dolor extraído de una lluvia de balas. Son las víctimas que se enfrentan a unos monstruos que han abandonado cualquier rastro de humanidad para recurrir a una matanza en nombre de personajes imaginarios y de líderes manipuladores que dialogan ocultándose detrás de celulares Nokia. Viéndolos en medio del horror, pienso que me voy a sentir agobiado cuando huyen despavoridos por todas partes de unos terroristas islámicos que tienen la mente bien jodida por el fundamentalismo más radical que uno se pueda imaginar. Sin embargo, noto que la narración de la película es reiterativa, previsible, poco envolvente cuando coloca a los personajes en unas situaciones de aprieto que carecen de impacto y que no logran penetrar mi tejido emocional en las escenas que, supuestamente, contienen el mayor grado de tensión. Aunque algunas escenas invitan a una reflexión moral minúscula, omite las causas para subrayar los efectos, valiéndose de una violencia recalcitrante que a ratos cae en una bagatela que impide un desarrollo narrativo adecuado. Es una película redundante.

Calificación: 6/10

0 comentarios:

Publicar un comentario