Suburbios de Beverly Hills (1998)

Sinopsis: En 1976, una adolescente de clase media baja lucha para sobrellevar la vida con su familia neurótica de nómadas en las afueras de Beverly Hills.

Ficha técnica
Título original: Slums of Beverly Hills
Año: 1998
Duración: 1 hr 31 min
País: Estados Unidos
Director: Tamara Jenkins
Guion: Tamara Jenkins
Música: Rolfe Kent
Fotografía: Tom Richmond
Reparto: Natasha Lyonne, Alan Arkin, Marisa Tomei, Mena Suvari,
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


La ópera prima de Tamara Jenkins como directora y como guionista (con ciertos fragmentos autobiográficos) es una comedia dramática que me resulta contagiosa con la historia de la familia judía de clase media que intenta convivir en los suburbios de Beverly Hills en el año 1976, a partir de las experiencias narradas con una voz en off de una joven que se llama Vivian interpretada por Natasha Lyonne. La actuación meticulosa de Lyonne consigue un registro placentero cuando su personaje, Vivian, atraviesa una crisis juvenil que la coloca en un estado de ánimo movedizo, con la curiosidad sexual típica de la adolescencia, en situaciones insólitas que sostiene con su padre y sus hermanos en los tiempos de mudanza al trasladarse a unos apartamentos baratos porque apenas tienen dinero para mantenerse. El sentido del humor de la familia me produce mucha risa, sobre todo con el padre que interpreta Alan Arkin, quien es un hombre divorciado al que no le va muy bien trabajando como vendedor de carros y, también, con la prima adicta a las drogas personificada por Marisa Tomei. Además de las actuaciones, observo diálogos hilarantes colmados de ironía, los peculiares soliloquios de Vivian y Rita, el uso escueto del color rojo para simbolizar la vitalidad y la espontaneidad, una ambientación auténtica del período y la estupenda banda sonora que incluye clásicos de los setentas. Con esos elementos, Jenkins erige una comedia negra que comunica metáforas sutiles sobre los vínculos de una familia disfuncional, las inseguridades de una adolescente y la condición socioeconómica de gente que desea salir del hueco aunque sea vendiendo el Cadillac. Aunque las sorpresas son minúsculas, paso un rato agradable y simpatizo con el desarrollo de todos los personajes. Es una película de mayoría de edad sincera y muy encantadora.  

0 comentarios:

Publicar un comentario