Asako I & II: Soñar o despertar (2018)


Sinopsis: Asako es una joven de 21 años que vive en Osaka. Se enamora de Baku, que es un espíritu libre, pero éste desaparece de repente. Dos años más tarde, Asako vive en Tokio y conoce a Ryohei, que se parece extraordinariamente a Baku, aunque tiene una personalidad totalmente diferente. Asako acaba enamorándose de Ryohei.

Ficha técnica
Título original: Netemo sametemo
Año: 2018
Duración: 1 hr 59 min
País:  Japón
Director: Ryûsuke Hamaguchi
Guion: Sachiko Tanaka, Ryûsuke Hamaguchi
Música: Tofubeats
Fotografía: Tofubeats
Reparto: Masahiro Higashide, Erika Karata, Sairi Itô, Kôji Nakamoto
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


Desconocía en su totalidad la obra del joven director japonés Ryûsuke Hamaguchi, pero después de ver esta película titulada Asako I & II estoy más interesado que nunca por conocer su corta filmografía. Basada en la novela de Tomoka Shibasaki, la película me resulta sorpresiva, contagiosa y entretenida al tratar a fondo la filosofía de las relaciones de pareja con la historia de la muchacha gentil y tímida llamada Asako que, en medio de una exhibición fotográfica, se enamora de un joven llamado Baku, el cual es impasible, introspectivo y de aspecto muy descuidado. Ambos viven un amor genuino y disfrutan la cotidianidad como si estuvieran viviendo  de la canción "Romance te puedo dar". Pero como nada dura para siempre, se separan. Dos años después, Asako se encuentra con Ryohei, un muchacho que, insólitamente, se parece muchísimo a Baku, aunque su personalidad es totalmente la opuesta.  Con esa trama puesta en marcha, Hamaguchi elabora un texto enriquecedor sobre la política de género y las trampas del afecto asociadas a la identidad socioeconómica de los individuos. Crea ambigüedad en el relato, intercambiando el rol de la mujer y del hombre constantemente para lograr una poética igualdad de condiciones a medida que el romance florece, poniendo a sus personajes a sufrir, de igual modo, con las consecuencias del engaño, la decepción, el enojo y la tristeza. Las actuaciones son estupendas y gozan de una química maravillosa de Masahiro Higashide y Erika Karata. Encuentro bello el atmosférico estilo visual creado por la lente de Yasuyuki Sasaki, normalmente con una multitud de planos que describen los estados de ánimo más recónditos. Y la banda sonora de tofubeats (que generosamente ha subido a YouTube) perfora mis oídos frecuentemente con un leitmotiv electrónico que me transporta a otra dimensión. Es un drama romántico muy singular, lo he disfrutado bastante.

0 comentarios:

Publicar un comentario