El invitado a la boda (2018)

En un principio, esta película de Winterbottom consigue intrigarme con la historia de un misterioso hombre musulmán británico que viaja a la India para buscar algo, pero a partir de la segunda mitad la película se pierde como un turista sin pasaporte, abandonando el sentido de intriga y el misterio para ceder el paso a un relato amoroso convencional que, si no me equivoco, le resta coherencia textual y narrativa a lo que presenta. De hecho, no hay casi nada que se pueda extraer de la crónica, exceptuando la especulación y las posibilidades limítrofes del pasado de los personajes. Cuenta la historia de Jay, un individuo con muchos secretos (posiblemente un agente de inteligencia) que divaga por la India para asistir a una boda equipado con una pistola, un pasamontañas y un plan para secuestrar a la futura novia que necesita tener de rehén para que la trama avance. Cuando sucede el secuestro me percato de inmediato de la exposición programada que pone a los personajes a merced de la predictibilidad, porque hay muy poca profundidad en sus motivaciones. Su desarrollo es hueco. No me convencen las actuaciones de Dev Patel y Radhika Apte, los personajes que interpretan carecen de fuerza y terminan siendo acartonados cuando comienzan la gira turística por las calles de Nueva Delhi. El comentario sobre la emancipación de la mujer atada al orden patriarcal es acertado, discreto, pero me resulta minúsculo por la falta de textura dramática de las situaciones presentadas y la brusquedad genérica entre el thriller de cabecera y un drama que apenas funciona. Aunque mantiene un ritmo muy fluido y algunos planos atrayentes que capturan las atmósferas de las locaciones urbanas de la cultura india, el resultado final no me parece emocionante y lo que veo lo absorbo con indiferencia.

Calificación: 5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario