Dragged Across Concrete (2018)

Sinopsis: Dos policías, uno veterano (Gibson) y el otro más joven y volátil (Vaughn), son suspendidos cuando un vídeo de sus duras tácticas de detención de delincuentes se convierte en la noticia del día en los medios de comunicación.

Ficha técnica
Título original: Dragged Across Concrete
Año: 2018
Duración: 2 hr 39 min
País: Estados Unidos
Director: S. Craig Zahler
Guion: S. Craig Zahler
Música: Jeff Herriott, S. Craig Zahler
Fotografía: Carlos Rossini
Reparto: Mel Gibson, Vince Vaughn, Tory Kittles, Laurie Holden, Jennifer Carpenter
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


El tercer largometraje del director estadounidense S. Craig Zahler, titulado 'Dragged Across Concrete', tiene un arranque algo parsimonioso, así como un extenso metraje que obstaculiza cualquier intento de reducir la cohesión interna de la narrativa, pero reconozco que me contagia mucho las situaciones esperpénticas de su relato criminal, los giros inesperados, los diálogos repletos de cinismo y los personajes correctamente delineados que no tienen nada que perder. El guión lo firma el mismo Zahler. Es una película que me intriga bastante con la historia de los dos policías que se ven arrastrados por la suciedad de la jungla de asfalto, en la que lentamente abandonan la ética y el sentido del deber para escapar de su aparente estado socioeconómico, ya que el sueldo de policía es insuficiente para saldar las deudas. En su camino se cruzan con unos psicopáticos ladrones de bancos vestidos de negro, el siniestro jefe de la pandilla y un afroamericano ex convicto que anhela sacar a su familia de la pobreza; personajes secundarios que añaden cierta sustancia a la narración. Me parecen sólidas las actuaciones de Tory Kittles, Vince Vaughn y Mel Gibson (nuevamente haciendo de policía duro). La trama despliega elegantemente los mecanismos genéricos del neo-noir y el cine de policía en parejas, sin perder en ningún momento la tensión desatada por las confrontaciones violentas que se resuelven a tiro limpio. El tono es lóbrego, propenso a la violencia y a la acción de serie B que prácticamente componen la estética de Zahler. A veces recurre al plano general para aminorar el fatalismo de los hechos. Las escenas y las secuencias son largas, incluyendo el climático tiroteo de casi treinta minutos, a pesar de que mantiene el ritmo adecuadamente. La banda sonora, compuesta por Zahler en conjunto con Jeff Herriott, es satisfactoria. Es muy acertado su comentario sobre la honestidad, la brutalidad policial y los males del capitalismo. Es un buen film policíaco, uno muy impredecible.

0 comentarios:

Publicar un comentario