Amundsen (2019)

Debería haberme sentido conmovido por lo que me cuenta 'Amundsen', el biopic histórico que dirige el director noruego Espen Sandberg, sobre todo porque describe las hazañas de uno de los exploradores más grandes de todos los tiempos, Roald Amundsen, el hombre ambicioso que, guiado por su intuición, conquistó el polo sur en 1911, convirtiéndose en el primero en llegar a ese desierto de hielo. Pero desafortunadamente no siento casi nada por lo que veo. No hay sorpresas. No hay fuerza ni intensidad dramática en la manera en que usa los golpes de efecto para trazar los conflictos del personaje. Narra la vida de Amundsen a través de una conversación que sostiene su amante y su hermano, quienes ofrecen una mirada particular con las escenas retrospectivas. Hablan del inicio de Amundsen como explorador, describiendo su personalidad, su carácter cosmopolita, los problemas personales que tiene con su hermano por buscar dinero para financiar las expediciones, los romances que mantiene con mujeres casadas, la famosa y dura expedición a la Antártida con la que alcanzó el polo sur, la expedición aérea para sobrevolar por primera vez el polo norte, y la misteriosa desaparición surcando los cielos del Ártico en un hidroavión para rescatar a Umberto Nobile. A mi parecer es creíble la actuación de Pål Sverre Hagen, porque logra añadir capas de sustancia psicológica a la obsesión, el egocentrismo y el orgullo de Amundsen (hasta se parece físicamente). Pero encuentro vacíos los secundarios de Katherine Waterston y Christian Rubeck, hasta el punto de ser personajes irrelevantes. La aventura del héroe se vuelve redundante por la evidente falta de ensambladura entre las vicisitudes personales y las peripecias de los viajes, a veces dejando cabos sueltos en la narrativa del protagonista. Quiere abarcar tanto terreno en los episodios de Amundsen, que me termino aburriendo. Al final se hunde como un hidroplano en el mar de Barents.

Calificación: 5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario