Huérfanos de Brooklyn (2019)

Debido a mi irremediable atracción hacia la novela negra y el cine negro policial, me pongo a ver 'Huérfanos de Brooklyn', la segunda película como director de Edward Norton. Como soy un adicto a los cuentos de detectives, espero lo mejor. Es un ejercicio de estilo característico del neo-noir. No por nada está basada en 'Motherless Brooklyn', la novela detectivesca escrita por Jonathan Lethem. Encuentro que tiene los mecanismos narrativos del género: un detective con problemas, narración en voice-over, una oficina repleta de casos sin resolver, una femme fatale rubia, una mujer en peligro, un ambiente sórdido y muy cínico, música de jazz, tipos malos con un diploma en crimen organizado y un amplio collage de burócratas corruptos. Los emplea a su favor para contar la historia de Lionel Essrog, un solitario detective privado, afectado por el síndrome de Tourette, el cual lo genera tics involuntarios a todos los lugares que va. Lo observo mientras transita por las calles del Nueva York de los años 50 para intentar resolver el asesinato de su mentor, Frank Minna. Y puede que me intrigue una porción significativa de la trama, sobre todo cuando se habla de corrupción política, discriminación racial y desigualdad social. La reproducción de la época es auténtica. También hay sólidas actuaciones de Edward Norton, Gugu Mbatha-Raw, Alec Baldwin y Willem Dafoe. Pero por alguna razón me fatigo en la segunda mitad porque, desafortunadamente, no hay muchas sorpresas en el misterio que se resuelve a merced de la noche, y le falta un poco de brío a las acciones de los personajes. La resolución es demasiado blanda. Me resulta excesivo el metraje de dos horas y media, al rato la falta de cohesión le pasa factura al ritmo. Es una película de detective que se deja ver, pero no escapa de lo convencional.

Calificación: 6/10

0 comentarios:

Publicar un comentario