Infierno en la tormenta (2019)

Creo que es un insulto a mi inteligencia lo que veo en 'Infierno en la tormenta', la nueva película de terror de Alexandre Aja. No puedo creer que semejante disparate tenga algún tipo de aclamación. Es una película de terror de serie B irremediablemente convencional, construida a base de huracanes, personajes de cartón y cocodrilos generados por ordenador. Siento la ausencia de emoción desde la apertura, cuando narra la historia de la joven Haley, una nadadora de la Universidad de Florida que tiene grandes sueños, los cuales recuerda por las palabras motivadoras de su padre. La vida de la muchacha se oscurece cuando un huracán de categoría 5 amenaza con arrasar su localidad y ella desentiende las órdenes de evacuación de la policía para buscar a su padre desaparecido. Lo encuentra herido gravemente en una casa que casi se inunda de agua, pero la cosa se pone bien difícil porque resulta que la casa está al lado de un lago de cocodrilos, por lo que tienen que sobrevivir al ataque constante de unos caimanes hambrientos para que se justifique el salario de los guionistas. Los sustos carecen de impacto. Por más incrédulo que parezca el conflicto con los cocodrilos, no veo un solo ápice de desarrollo detrás de los protagonistas, sus acciones están sujetas a unos golpes de efecto muy previsibles, en la típica trama del cine de catástrofe mezclada con los clichés característicos del terror de serie B de animales depredadores. Ahora se reemplaza las pirañas, los tiburones, o lo que sea, por los cocodrilos. La premisa es la misma: la chica final sobrevive al depredador para conquistar sus miedos. Y Aja lo tiene muy claro cuando utiliza esos pobres mecanismos narrativos para construir metáforas sobre los temores intrínsecos de la mujer y los retos a los que se enfrenta bajo el dominio patriarcal. Todo lo otro es muy blando. Es una película aburridísima.

Calificación: 3/10

0 comentarios:

Publicar un comentario