Infiltrado en el Norte (2018)

Sinopsis: Seúl, año 1993. Un exoficial es contratado por el servicio secreto de Corea del Sur con el nombre en clave 'Black Venus'. Tiene a su cargo la recopilación de información sobre el programa nuclear de Corea del Norte, y se infiltra en un grupo de dignatarios de Pyongyang para gradualmente intentar ganarse la confianza del Partido. Trabajando con total libertad en el corazón del país más secreto y peligroso del mundo, el espía 'Black Venus' se convierte en un peón en las negociaciones políticas entre los gobiernos de las dos Coreas. Pero lo que descubre puede poner en peligro su misión y aquello por lo que ha sacrificado todo.

Ficha técnica
Título original: The Spy Gone North (Gongjak)
Año: 2018
Duración: 2 hr 17 min
País: Corea del Sur
Director: Yun Jong-bin
Guion: Yun Jong-bin
Música: Cho Young-wuk
Fotografía: Choi Chan-min
Reparto:  Hwang Jung-min, Lee Sung-min, Cho Jin-woong, Kim Hong-pa
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


Me llevo una sorpresa viendo 'Infiltrado en el Norte', la película surcoreana que dirige Yun Jong-Bin, el director de 'Nameless Gangster'. Es un thriller de espionaje que me mantiene pegado del asiento, como si estuviera leyendo la versión coreana de una novela de Le Carré. Desconozco a fondo la verdadera historia en la que se basa, pero me conformo con saber que se trata del caso de un agente surcoreano que se infiltró en las instalaciones nucleares de Corea del Norte. Se llama Park Suk-young (con el nombre código de Black Venus), un exoficial que es contratado por el servicio de inteligencia surcoreano a principios de los 90 con el fin de dar un paseo por el Norte para obtener información sobre la fabricación de armas nucleares. La tarea no es nada fácil, huele a peligro en cada escena, al punto de que comienzo a sudar y siento la tensión a la que se expone el espía durante la misión, sobre todo cuando finge que es un empresario para reunirse en Pyongyang con los dignatarios cercanos a Kim Jong-il y recopilar información del programa nuclear, casi siempre con un carisma que despierta la confianza de los dirigentes. La trama lo coloca en un epicentro de sospechas, mentiras, traiciones y secretos en el país más hermético del mundo. Y gozo de la intriga que presenta. Encuentro muy sólida la actuación Hwang Jung-min como el controversial espía, al igual que el rol secundario de Ri Myung-woon. También el montaje que ensambla la narración manteniendo la coherencia y el ritmo, la música como resorte emocional y el amplio catálogo de personajes con los que se elabora, sutilmente, un argumento sobre la corrupción política, los límites del poder, la ética del deber y los asuntos burocráticos que recurren a la diplomacia como el único oficio para solucionar la crisis. Es muy buena. En ningún momento deja de entretenerme. 


0 comentarios:

Publicar un comentario