Burt Munro. Un sueño, una leyenda (2005)

Sinopsis: En los años sesenta, el neozelandés Burt Munro se pasa años perfeccionando una moto Indian de 1920 con el fin de batir un récord de velocidad en las llanuras de sal de Bonneville (Utah).

Ficha técnica
Título original: The World's Fastest Indian
Año: 2005
Duración: 2 hr 07 min
País: Nueva Zelanda
Director: Roger Donaldson
Guion: Roger Donaldson
Música: J. Peter Robinson
Fotografía: David Gribble
Reparto:  Anthony Hopkins, Bruce Greenwood, Diane Ladd
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


Tenía un tiempo sin ver una película de Anthony Hopkins tan agradable como 'Burt Munro. Un sueño, una leyenda', del director australiano Roger Donaldson. Su interpretación es el corazón de la cinta. Me llevo una sorpresa porque no esperaba emocionarme con la historia del viejo que persigue su sueño de correr en una motocicleta a altas velocidades. No sé nada de motocicletas, pero lo que veo aquí me conmueve. Su relato me hace reír, me saca lágrimas y me pone a cavilar. Se ambienta en los años 60 y describe la vida de Burt Munro, un señor carismático y muy humilde que es una especie de héroe popular en su pueblo natal de Invercargill, Nueva Zelanda. Su personalidad amigable le hace llevarse bien con todo el mundo. La realidad es que Burt es un genio de la mecánica automotriz y trabaja los engranajes de su antigua motocicleta Indian de 1920 con el fin de viajar a los Estados Unidos y romper un récord de velocidad con su moto en la pista de carreras de Bonneville. Su aventura de carretera me divierte mucho cuando se topa con un montón de gente rara que representa la otra cara del sueño americano. Las secuencias de carrera en las llanuras saladas de Utah me entretienen cuando el anciano lo sacrifica todo para probar que su motocicleta es la más veloz. Hopkins consigue una de sus mejores actuaciones, es bien creíble interpretando a Munro como el hombre amable y tenaz que no tiene nada que perder. La música de J. Peter Robinson amplifica la empatía que siento por el personaje. El pulso se mantiene a toda marcha. Es una película muy divertida sobre la bondad, la vejez y la muerte. Cuando termina, me deja una sonrisa en la cara al saber que ese hombre existió. 

0 comentarios:

Publicar un comentario