La cucaracha (1959)

Sinopsis: Derrotado y casi sin tropas, el villista coronel Zeta llega a un pueblo controlado por los carrancistas. Aunque son aliados, Zeta encarcela y ordena fusilar al coronel Zúñiga y a varios de sus hombres para tomar el control del pueblo. Entre los muertos está el amante de "La Cucaracha", una bragada soldadera que capitanea un grupo de mujeres armadas. A los combates entre las tropas se suman los enfrentamientos entre Zeta y "La Cucaracha" y la aparición de Isabel, una mujer burguesa obligada a unirse al grupo de revolucionarios.

Ficha técnica
Título original: La cucaracha
Año: 1959
Duración: 1 hr 29 min
País: México
Director: Ismael Rodríguez
Guion: José Bolaños, Ricardo Garibay, Ismael Rodríguez
Música: Raúl Lavista
Fotografía: Gabriel Figueroa
Reparto: María Félix, Dolores del Río, Emilio Fernández, Antonio Aguilar, Pedro Armendáriz
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


Como me apasionan los melodramas de la época de oro del cine mexicano, me puse a ver La cucaracha, de Ismael Rodríguez. Es un drama de época ambientado durante la Revolución mexicana. Reúne un reparto estelar encabezado por Emilio Fernández (El Indio), María Félix, Dolores del Río, Antonio Aguilar y Pedro Armendáriz, lo cual es más que suficiente para emocionarme. Cuenta una historia de celos, amor imposible y desilusión. La protagonista es una soldadera bragada a quien llaman La Cucaracha, una mujer soberbia que dirige a un grupo de mujeres armadas. Como su amante fue encarcelado y murió fusilado por el coronel Zeta, ella aprovecha que está en el pueblo para enamorarlo haciéndose la dura, aunque la aparición de Isabel, una viuda burguesa que también perdió a su esposo en la guerra, complica el romance cuando el coronel también se siente atraído hacia ella. El triángulo amoroso me resulta muy cautivador por la rivalidad entre Isabel y La Cucaracha, quienes se pelean por el coronel a pesar de que comparten un pasado trágico. Hay escenas de combate un poco blandas. No obstante, el estilo visual fotografiado por Figueroa es espléndido cuando captura el período con planos hermosos, valiéndose de la ambientación, la iluminación, el color y el vestuario característico de la cultura mexicana. El simbolismo es apropiado. Las actuaciones son expresivas con los diálogos y los gestos. Encuentro magnetismo en la de Félix como la mujer imponente, la de Del Río como la solitaria sensible que busca el afecto, y la de Fernández como el hombre dominante dispuesto a morir por los ideales revolucionarios de Pancho Villa. Con esos personajes Rodríguez, además de homenajear el melodrama clásico de El Indio, acentúa un comentario social de los sacrificios de la gente de abajo que lucha por una causa, algo que, al rodar los créditos, me deja conmovido cuando se erige el círculo de la tragedia. Es una buena película.

0 comentarios:

Publicar un comentario