Allá en el lejano oeste (1937)

Sinopsis: Stan y Ollie acuden a Brushwood Gulch para entregarle a la hija de un buscador de oro la escritura de propiedad de la mina. Al ser engañados por el propietario del salón y su mujer, deciden recuperar el documento empleando el procedimiento de los ladrones.

Ficha técnica
Título original: Way Out West
Año: 1937
Duración: 1 hr 05 min
País: Estados Unidos
Director: James W. Horne
Guion: Charley Rogers, Felix Adler, James Parrott
Música: Marvin Hatley
Fotografía: Art Lloyd, Walter Lundin
Reparto: Stan Laurel, Oliver Hardy, Sharon Lynn, James Finlayson,
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


No paro de reírme viendo a 'Allá en el lejano oeste', la comedia de James W. Horne protagonizada por el Gordo y el Flaco. Me parece increíble que su humor slapstick se sienta fresco y llegue hasta mis días, a pesar de la simplicidad del relato. En la trama Stan y Ollie se dirigen en una mula al pueblo de Brushwood Gulch con el fin de entregar una carta a Mary, la hija de un minero que, aparentemente, ha heredado la mina de oro que su padre descubrió. Cuando llegan a la cantina del poblado, son engañados por el propietario del salón, quien utiliza a su mujer, Lola, para hacerse pasar por Mary y adueñarse del documento que certifica la fortuna. Pero Stan y Ollie se dan cuenta del engaño y comienzan a emplear la locura para recuperar el pedazo de papel. Los gags que veo tienen un efecto cómico muy sorpresivo, ejecutados por Horne en secuencias como la persecución en las habitaciones del recinto (para morirse de la risa) y la climática confrontación en la que Stan, Ollie y la mula Dinah irrumpen en el hotel por la noche para robar la correspondencia y entregársela a la damisela. Las actuaciones de Oliver Hardy y Stan Laurel tienen un carácter expresivo, gestual, de mucha pericia física cuando recurren a cuerdas, poleas, cubos, sombreros y todo tipo de atrezzos para concebir la comicidad por la crearon su leyenda. Hasta la mula Dinah se ríe de sus ocurrencias. Curiosamente me provoca mucha gracia la escena en la que Stan usa su dedo pulgar como encendedor para ayudar a Ollie. Las situaciones son ingeniosas con los recursos más simples. También me resulta estupenda la manera en que bailan "At the Ball That's All", y cuando cantan 'On the Trail of the Lonesome Pine' mientras se van al sur. Sin duda, es una película muy divertida del alocado dúo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario