El buen mentiroso (2019)

Aunque el cine de Bill Condon no me parece la gran cosa (exceptuando por supuesto "Kinsey"), me veo en la obligación de ver su más reciente película titulada 'El buen mentiroso', con la intención de esperar algo novedoso que me haga olvidar sus otras películas del montón. Ni siquiera porque cuenta con dos grandes estrellas como Ian McKellen y Helen Mirren deja de ser una experiencia soporífera. Desperdicio innecesariamente casi dos horas de mi vida viendo este disparate que en la superficie aparenta ser complejo con su trama criminal de misterios y engañifas. Todo me resulta cansino cuando veo al protagonista, Roy Courtnay, un anciano que es un profesional de la estafa y que pronto piensa retirarse. Pero cuando conoce en un chat de citas en línea a una adinerada viuda, Betty McLeish, tiene pensado seducirla para estafarla fácilmente y robarle la fortuna, aunque como sospecho de inmediato, la señora tiene segundas intenciones. No me queda más remedio que seguir la trama para ver adónde para el asunto, sabiendo de antemano que funciona con los subterfugios habituales del género y que el giro de tuerca va a terminar favoreciendo a la supuesta víctima, la abuela enriquecida. Ni siquiera me decepciono cuando pasa. Las acciones de los personajes se vuelven previsibles y algo rutinarias con la batalla de los sexos de la tercera edad siniestrada por la corrección política. Las pocas escenas que funcionan son las de Roy recurriendo a la astucia para construir falacias perfectas narrando su pasado como Nazi con el discreto uso de la analepsis. Las actuaciones son aceptables, destacándose McKellen como el estafador que le sale el tiro por la culata, y Helen Mirren como la dama fatal que busca vengarse. Lo otro me importa un bledo. Es una película tan plana como una tabla de madera.

Calificación: 4/10

0 comentarios:

Publicar un comentario