Harriet (2019)

'Harriet', el drama biográfico de carácter histórico de la directora Kasi Lemmons, tiene intenciones nobles al establecer su revisionismo sobre el racismo, la opresión y la libertad a través de una abolicionista afroamericana que es considerada como una Juana de Arco para las comunidades negras estadounidenses. Yo no tenía ni la más mínima idea de quién era Harriet Tubman, pero lo que veo me ayuda a comprender un fragmento de su travesía como libertadora de esclavos. La historia retrata la vida adulta de Harriet en el momento en que intenta escapar de las garras de un terrateniente malvado llamado Gideon Brodess, el cual se niega a otorgarle la autonomía por razones económicas (el negocio de esclavos) y por su evidente odio racial. Con la asistencia de familiares y otros personajes de la plantación, Harriet huye despavorida y se une a un movimiento clandestino antiesclavista, donde se le ocurre de paso el plan de rescatar a esclavos en circunstancias similares. La actuación de Cynthia Erivo me parece convincente cuando sus gestos comunican el miedo, la desesperación y la tenacidad de Harriet. También es acertado el uso de la elipsis y de la analepsis para subrayar respectivamente los episodios de su odisea contra los propietarios de esclavos y los traumas del pasado que amplifican su fe. Mi problema con lo que le sucede a su personaje es que la trama coloca sus acciones por los caminos convencionales que me sé de memoria, en unos conflictos livianos en los que casi todo le sale bien como por acto divino y se disminuye la verdadera atrocidad del período, sin mencionar los secundarios irremediablemente huecos que la rodean. Lo único que puedo señalar es el discurso sobre la independencia de la mujer, las secuelas de la esclavitud y el racismo sistemático de una nación. Las otras revelaciones son triviales. A pesar de la sólida actuación de Cynthia Erivo no deja de ser un biopic indulgente, previsible y poco conmovedor.

Calificación: 6/10

0 comentarios:

Publicar un comentario