Nosotros los pobres (1948)


Sinopsis: El humilde carpintero Pepe "El Toro" vive las alegrías y sinsabores de la pobreza junto a su hija Chachita, su madre paralítica y su novia Celia "La Chorreada". Ayudados por un pintoresco grupo de vecinos y amigos, Pepe y su familia librarán una ardua batalla contra la injusticia cuando él es acusado de un asesinato que no cometió.

Ficha técnica
Título original: Nosotros los pobres
Año: 1948
Duración: 2 hr 08 min
País: México
Director: Ismael Rodríguez
Guion: Carlos González Dueñas
Música: Manuel Esperón
Fotografía: José Ortiz Ramos
Reparto: Pedro Infante, Evita Muñoz 'Chachita', Carmen Montejo, Blanca Estela Pavón
Calificación: 8/10

Crítica breve de la película


No me cabe la menor duda de que 'Nosotros los pobres' es una de las mejores películas mexicanas que he visto en mi vida. La dirige Ismael Rodríguez y la protagoniza el eterno Pedro Infante, junto a la joven Evita Muñoz 'Chachita'. Es la primera en la trilogía. La historia describe la vida de Pepe 'El Toro', un hombre muy humilde que trabaja como carpintero para ganarse la vida honradamente y sustentar a su familia, conformada por su madre paralítica y su hija Chachita. Por los sórdidos rincones del barrio, Pepe se relaciona con un grupo de personajes variopintos que de alguna manera lo ayudan a él y a su familia. Pero la vida apalea a Pepe cuando es injustamente inculpado por un crimen que no cometió. Todo es muy agridulce. El retrato idealizado de los miserables, le sirve a Rodríguez para concebir un melodrama muy sutil sobre el fenómeno de la pobreza, los vínculos familiares, los efectos morales de la calumnia y la injusticia que lacera la dignidad de esa gente que goza de una felicidad efímera. Sus personajes viven entre la alegría, el amor y la desdicha. Y encuentro fascinantes las actuaciones de Pedro Infante como el carpintero enamoradizo y honesto que lo sacrifica todo, de Chachita como la niña confundida y de María Gentil Arcos como la abuela inamovible. Veo mucha autenticidad en los escenarios. Su estética emplea mecanismos formales que acentúan las emociones de los protagonistas, como el manejo de la elipsis, el plano-contraplano, el plano subjetivo, el primer plano, la sobreimpresión de miradas que revelan la culpa y la música de Manuel Esperón que consigue números musicales con canciones risueñas Pedro de Urdimalas como “Amorcito corazón” y “En el pobre es borrachera”. Cuando termino de ver su relato poético de la miseria, salgo con la sensación de que vi una película formidable que no olvidaré por mucho tiempo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario