Tierra de zombies (2009)

Después de permanecer por más de diez años en mí catálogo sin posibilidad alguna de motivarme para verla, me vi en la obligación de ver 'Tierra de zombies', del debutante Ruben Fleischer, una comedia de terror que establece una revisión al popular subgénero de zombis al conjuntarlo con la acción, el romance y la aventura de carretera. Exceptuando la escena en la mansión de Bill Murray, no comprendo qué es lo entretenido que tiene esta cinta. Lo que veo es irregular, trivial, me deja tan indiferente que no consigo emocionarme con casi nada de lo que les sucede a esos personajes que sobreviven al apocalipsis zombi. La historia sigue a Columbus, un joven introvertido que vive en medio de un mundo devastado, donde un virus letal convirtió a los humanos en zombis y él es de los pocos afortunados que sobreviven al cataclismo. Es un tipo solitario que narra lo acontecido. En su camino disfruta aniquilando zombis con las reglas que se ha inventado. Pero su vida da un giro cuando conoce a Tallahassee, un forajido cazazombies que gusta comer Twinkies, y a Wichita y a Little Rock, dos hermanas muy desconfiadas que también sobreviven al caos por su cuenta. En un principio esos personajes con nombres de ciudades me resultan peculiares cuando lentamente sanan las heridas del pasado para formar un vínculo casi familiar y tienen el pasatiempo de divertirse matando zombis de la manera más sangrienta posible, además de expresar algunos diálogos irónicos, pero luego se me pasa cuando las sorpresas de la travesía favorecen acciones previsibles y el humor negro no me contagia con su slapstick pretencioso. Solo el carisma de Woody Harrelson la mantiene a flote por encima de los roles de Jesse Eisenberg y Emma Stone. Es una parodia de terror que me aburre con su doble golpe de absurdismo.

Calificación: 5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario