37 segundos (2019)

Sinopsis: Yuma es una joven japonesa que sufre de parálisis cerebral. Dividida entre sus obligaciones familiares y su sueño de convertirse en una artista de manga, lucha por llevar una vida independiente.

Ficha técnica
Título original: 37 Seconds (37 sekanzu)
Año: 2019
Duración: 1 hr 55 min
País: Japón
Director: Hikari
Guion: Hikari
Música: Hiroshi Ishigai
FotografíaStephen Blahut, Tomoo Ezaki
Reparto:  Mei Kayama, Makiko Watanabe, Misuzu Kanno, Shunsuke Daitô
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


'37 segundos' me parece una película espléndida de la cineasta japonesa Hikari. Es su debut como directora y se encuentra disponible en la plataforma de Netflix. También es el tiempo que tardo en sentirme conmovido desde un principio con la historia de una joven japonesa que sufre de parálisis cerebral. Su nombre es Yuma y vive con su madre en un pequeño apartamento en Japón, donde a ratos dibuja historietas porque anhela ser una artista de manga y lucha por llevar una vida independiente a pesar de su discapacidad. La realidad es que Yuma vive bajo la sombra de los demás: la madre sobreprotectora, la infame oportunista que se hace famosa a costa del talento que tiene para dibujar manga, la editora de una revista de manga erótico que rechaza su trabajo artístico por la falta de experiencia. Todos esos determinantes impulsan a Yuma a escapar de las inseguridades, de los temores intrínsecos, del fracturado vínculo maternofilial y de los secretos de familia una vez que halla la felicidad con gente de los bajos fondos que la aprecian y que le ofrecen el afecto que tanto desea. El viaje de la heroína se transforma en una catarsis redentora que retrata la condición de los discapacitados con una honestidad que me hace recuperar la esperanza por la humanidad. Me sorprendo al saber que existe tanta bondad en el mundo. El tratamiento es genuino, sutil, repleto de empatía y personajes interesantes. La actuación de Mei Kayama —quien realmente sufrió de parálisis cerebral— tiene un registro dramático maravilloso, creando una protagonista de tres dimensiones que me conquista con la mirada, la voz y los gestos delicados. También me impacta la de Misuzu Kanno como la madre que lo sacrifica todo por la hija y se lamenta por el pasado. Es un drama muy auténtico sobre las etapas de madurez de una mujer discapacitada. 

0 comentarios:

Publicar un comentario