Hermanas (1972)

Sinopsis: Una periodista incipiente de Staten Island es testigo de un brutal asesinato en el apartamento vecino de una modelo franco-canadiense, pero la policía no cree que el crimen haya tenido lugar. Con la ayuda de un detective privado, ella busca la verdad.

Ficha técnica
Título original: Sisters
Año: 1972
Duración: 1 hr 33 min
País: Estados Unidos
Director: Brian De Palma
Guion: Brian De Palma, Louisa Rose
Música: Bernard Herrmann
FotografíaGregory Sandor
Reparto: Margot Kidder, Jennifer Salt, Charles Durning, William Finley
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


No sé lo que estaba pensando Brian De Palma para concebir una película tan retorcida como 'Hermanas', pero la trama de las gemelas siameses es fenomenal y me atrapa hasta el final inesperado. De su etapa temprana, es una cinta de terror slasher y thriller psicológico que define los semblantes de su estética al establecer parámetros visuales que resultan muy impactantes, consiguiendo por medio del encuadre un calculado homenaje al cine de Hitchcock a través del plano subjetivo que enmarca el voyerismo desmesurado, el sobreencuadre que divide pantallas para enfatizar el encierro y situaciones paralelas, el marcado travelling lateral que desplaza la acción de la cámara por espacios inaccesibles, el primer plano agobiante que captura el horror más perturbador. La trama sigue a un hombre, Phillip, y una actriz canadiense, Danielle, en la noche que tienen una cita. En el departamento ocurre un asesinato. Coincidencialmente del otro lado de la ventana, en el apartamento de enfrente, a una periodista, Grace Collier, le toca observar el acto escabroso y como testigo del crimen llama a la policía, pero cuando los agentes de la ley no creen en nada de lo que dice, se pone en la piel del detective para tratar de resolver el homicidio con la ayuda de un investigador privado. Me parece muy convincente el rol de Margot Kidder como la lunática gemela, de William Finley como el cirujano psicopático y el de Jennifer Salt como la periodista enloquecida. El aparato de intriga que De Palma elabora con esa trama es bien sólido cuando formula un argumento sobre la opresión patriarcal, las trampas de la identidad (simbolizado con las dos hermanas) y los traumas psicológicos provocados por el sufrimiento y el abuso sexual, presentado a través de una mujer que gradualmente pierde la cordura en una secuencia demencial que, acompañada del leitmotiv de la música Bernard Herrmann, termina siendo una experiencia tan visceral como alucinante.

0 comentarios:

Publicar un comentario