The Gangster, the Cop, the Devil (2019)

Sinopsis: Un jefe de la mafia y un oficial de policía con una carrera en declive tendrán que dejar a un lado sus diferencias para unirse en la persecución de un asesino de nombre K.

Ficha técnica
Título original: Akinjeon
Año: 2019
Duración: 1 hr 49 min
País: Corea del Sur
Director: Lee Won-Tae
Guion: Lee Won-Tae
Música: Jo Yeong-wook
FotografíaPark Se-seung
Reparto:  Ma Dong-seok, Kim Mu-yeol, Kim Sung-kyun
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película


Tenía un tiempo sin ver un thriller policial coreano tan entretenido como 'The Gangster, the Cop, the Devil', de Lee Won-Tae. Lo que me atrae de inmediato es que conjunta novedosamente el thriller de acción con el relato policíaco y de paso maneja sólidamente las convenciones del cine gansteril. El ritmo endiablado me mantiene sujeto a mi asiento durante casi dos horas maravillosas, en la que sigo una trama retorcida donde colisionan tres sujetos dentro de los respectivos espectros de la ley. Uno es Jung Tae-seok, un policía con una carrera en declive que intenta atrapar a un asesino en serie. El otro es Jang Dong-soo, un poderoso jefe de la mafia local que casi se convierte en víctima del asesino. El tercero es K, un psicópata que tiene la manía de perseguir a sus víctimas en un vehículo para luego asesinarlas con un cuchillo una vez que se detienen. Lo interesante es que tanto el policía como el gánster comparten la motivación de buscar al demonio de los puñales, uno para salvar su reputación a costa de lo que sea y el otro por pura venganza, pero en el transcurso se invierten los papeles cuando sus acciones y lo que observan revaloriza lo que ellos conocen como los límites de la ética. Las secuencias de acción son estupendas cuando coloca a los personajes en un círculo de violencia, persecuciones y encontronazos. Me olvido rápidamente de cualquier carencia de sustancia que puedan tener los personajes, porque están correctamente desarrollados dentro de los marcos descriptivos de la narración. Me parecen creíbles las actuaciones de Ma Dong-seok, Kim Mu-yeol y Kim Sung-kyun. Es notable también el estilo visual que adorna cada rincón de la puesta en escena con una iluminación de neón, además de la banda sonora que consigue amplificar la dimensión de intriga del argumento. Al final, el resultado es contagioso. 

0 comentarios:

Publicar un comentario