Un lugar tranquilo en el campo (1968)

Crítica breve de la película 'Un lugar tranquilo en el campo', de Elio Petri.


Un lugar tranquilo en el campo es una película verdaderamente perturbadora de Elio Petri. Es una cinta que conjunta el misterio con los mecanismos habituales del terror psicológico del cine giallo. Al verla siento como si estuviera atrapado en una cárcel, hablando con las paredes para no volverme loco. La trama presenta la vida de Leonardo Ferri, un reputado pintor italiano del neoexpresionismo abstracto que se siente agobiado por pesadillas y por una crisis creativa que le impide pintar nuevos lienzos. Ferri decide aislarse junto con su novia Flavia (una galerista de arte) en una apacible casa de campo veneciana que se encuentra en un pueblo. Pero la tranquilidad de la villa abandonada poco a poco se transforma en una especie de laberinto que resquebraja la psicología del pintor hasta que se queda delirando con las apariciones del espectro de Wanda, una bella condesa que murió en la residencia en circunstancias muy extrañas durante la guerra. Cuando eso sucede la estética de Petri, ayudado de un potente trabajo visual de Luigi Kuveiller y de una música estridente del maestro Ennio Morricone, consigue sacar a la luz la locura, el caos y el sentido de paranoia, valiéndose de elementos compositivos como el primer plano, el plano subjetivo, el travelling y la iluminación barroca para amplificar el tono fantasmagórico del relato de ese protagonista obsesionado con la rubia del vestido rojo. Con esa narrativa, Petri elabora capas de significados sobre la condición social y los sacrificios de la gente de las comunidades rurales, así como la represión burocrática que restringe la libertad de expresión de los individuos. Me parece sorprendente la actuación de Franco Nero como ese pintor que es prisionero de la demencia y de la violencia; también la de Vanessa Redgrave como la prometida neurótica. No había visto nada semejante del director. El resultado es una experiencia demencial.


Ficha técnica
Título original: A Quiet Place in the Country (Un tranquillo posto di campagna)
Año: 1968
Duración: 1 hr 46 min
País: Italia
Director: Elio Petri
Guion: Tonino Guerra, Elio Petri, Luciano Vincenzoni
Música: Ennio Morricone
FotografíaLuigi Kuveiller
Reparto:  Franco Nero, Vanessa Redgrave, Georges Géret, Gabriella Grimaldi
Calificación: 7/10

Sinopsis: Un reputado pintor italiano, que está pasando una mala racha, decide alejarse del mundanal ruido e ir a pasar unos días en una encantadora y apacible casa de campo veneciana. Sin embargo, la esperada tranquilidad se convierte en un laberinto de misterio y horror debido a las apariciones del fantasma de una condesa que murió en la casa en extrañas circunstancias.

0 comentarios:

Publicar un comentario