Crítica breve de 'Bajo el sol de Satán' (1987)

Bajo el sol de Satán, del director francés Maurice Pialat, es un drama que aborda conceptos interesantes sobre el ascetismo, la teología y la decadencia moral de la fe, pero de alguna manera su narrativa carece de pujanza emocional con la travesía del padre atormentado por los demonios de la culpa, de la espiritualidad y de la gracia divina. Me pregunto cómo es posible que la película ganara la Palma de Oro en la edición del festival de Cannes de 1987. Basada en la novela homónima de Georges Bernanos, narra la historia de Donissan, un sacerdote católico repleto de dudas que se flagela a sí mismo para apaciguar la desilusión causada por sus pecados. Deambulando por las praderas como una oveja perdida en busca de su pastor, es tentado por Satanás y, luego del sombrío episodio, se relaciona con Mouchette, una joven seductora que asesinó a uno de sus amantes, a la cual intenta salvar por todos los medios. Un montaje paralelo divide, por una parte las acciones del cura, y, por la otra, la de la pobre muchacha que coquetea con el suicidio para liberarse de su existencia fatal. Con el cuento de clérigo, Pialat ejecuta la puesta en escena con un estilo visual sobrio, en el que los claroscuros reflejan el extravío espiritual del protagonista, así como también utiliza el plano subjetivo para amplificar la psicología, principalmente en las escenas que observa las visiones de esos fantasmas de la gente que no puede resucitar por medio de la oración. Se podría decir que es casi un tratado sobre las trampas del misticismo. Pero me resulta un poco redundante, pues no pasa nada cautivante o moderadamente sorprendente fuera del texto religioso. Los personajes son demasiado efímeros. Ni siquiera los diálogos irónicos cargados de filosofía o las sólidas actuaciones de Gérard Depardieu y de Sandrine Bonnaire puede rescatarla de ese vacío.

Calificación: 6/10

Crítica breve de la película 'Bajo el sol de Satán', dirigida por Maurice Pialat y protagonizada por Gérard Depardieu y Sandrine Bonnaire.

0 comentarios:

Publicar un comentario