Crítica breve de 'Sed de sangre' (2009)

Thirst
Todavía trato de calcular cómo voy a recuperar el tiempo que he perdido viendo Sed de sangre, o como se titula en inglés, Thirst. La veo durante dos horas eternamente largas en las que descubro de inmediato que se trata de una de las películas más mediocres, tontas y terriblemente efectistas de Park Chan-wook. Su revisión del terror de vampiros con ciertos registros de erotismo me deja tan frío como un cadáver, en un estado de apatía perpetua. La tensión es prácticamente nula. Me cuenta la historia de Sang-hyun, un sacerdote católico que se dedica al ancestral negocio de la caridad, visitando a pacientes enfermos en un hospital de su ciudad para sanarlos de cualquier peste con el poder curativo de la fe. Como ser humano, sufre en silencio y se deja dominar por las dudas, la desesperación y la tristeza. Pero su vida da un giro cuando, luego de la transfusión de sangre en un experimento fallido, revela ser un vampiro y se relaciona con Tae-ju, la esposa de su amigo que se convierte en su amante. La premisa tiene un arranque interesante, sobre todo cuando el cura es muy solicitado por los feligreses que requieren de sus servicios para sanar sus pecados. Pero al rato no extraigo nada que me impacte o que me horrorice con el cuento desolador y oscuro del vampiro que trepa paredes y chupa sangre. Son personajes estereotipados, a menudo vacíos, que solo funcionan para rellenar la superficie expositiva del universo de horror al que pertenecen. Lo que dicen y lo que hacen me tiene sin cuidado. Tampoco me divierte su humor ni me impacta su brutalidad. A pesar de todo, me parece auténtico el vampiro que interpreta Song Kang-ho, en un rol protagónico de pericia física y de expresividad contenida. Tiene buena química con Kim Ok-bin como la mujer histérica y psicopática. El inconveniente es que ellos no tienen la culpa de que su potencial se vea eclipsado por la redundancia de esa narrativa de Park que los coloca insustancialmente en un círculo de romance, violencia y excesos, en un conjunto desequilibrado en el que nada parece encajar. Y sospecho que ni siquiera su estilo visual y su predisposición por el encuadre móvil puede corregir la tontería. No sé en qué pensaba para dirigir esta película, pero supongo que de vez en cuando todos manchan su historial con la sangre de la mediocridad.

Calificación: 5/10



Crítica breve de la película 'Thirst', dirigida por Park Chan-wook y protagonizada por Song Kang-ho.

0 comentarios:

Publicar un comentario