Crítica breve de 'Mala educación' (2019)

Mala educación
El sábado por la noche, examinando el catálogo de HBO Max, no consigo otra cosa más que un aburrimiento insoportable al ver Mala educación, la segunda película de Cory Finley tras la intensa y estilizada ópera prima que supuso Purasangre. Aquí es todo lo opuesto. Es una película en la que Finley dialoga con tópicos sobre la hipocresía y la corrupción en la esfera educacional norteamericana, pero ni siquiera con las interpretaciones decentes de Jackman y Janney pueden reanimar una narrativa plana que avanza a tropezones. Se basa en hechos reales y relata la historia de Frank Tassone, el superintendente ejemplar y carismático de una escuela pública en Roslyn que se preocupa día y noche por que el alumnado del instituto reciba la mejor calidad educacional posible. La trama la da un giro al asunto cuando el trabajo de investigación de una adolescente del colegio revela que, detrás del traje caro y la sonrisa millonaria, el protagonista, junto con su asistente, se ha lucrado en secreto con los fondos públicos de la institución durante años para vivir la vida de lujos que usualmente se vende en los escaparates del sueño americano. Finley la dirige en un estiloso 35mm que presta una atención a la reproducción de la época, con un tono algo cínico que se asemeja a muchas de esas películas de estafa y de periodismo de investigación que se vienen produciendo desde hace unos años en Hollywood. Sin embargo, la duplicidad del profesorado fraudulento no supone para mí nada emocionante y rara vez, por no decir nunca, tiene una escena o un diálogo irónico que se escape de la superficie y me enganche. Tengo la sensación constante de que los personajes, además de carecer de esa cosa que llaman sustancia, son tremendamente baladíes, donde todos responden a un estereotipo colocado para que el texto tenga coherencia más allá de cualquier intención de desarrollo. No funciona ni como drama ni como comedia, a pesar de las actuaciones protagónicas de Hugh Jackman y de Allison Janney. Jackman luce creíble como el vividor que tiene doble vida como homosexual del closet y administrador del fraude, pero su carisma nunca me alcanza y a veces algo dúctil. Prefiero mil veces la de Janney como la estafadora cínica adicta a la codicia desenfrenada. Solo cuando Janney aparece en escena es que la cosa parece alcanzar otra dimensión. Todo lo demás me parece tan prescindible como aburrido.

Ficha técnica
Título original: Bad Education
Año: 2019
Duración: 1 hr 43 min
País: Estados Unidos
Director: Cory Finley
Guion: Mike Makowsky
Música: Michael Abels
Fotografía: Lyle Vincent
Reparto: Hugh Jackman, Allison Janney, Geraldine Viswanathan, Alex Wolff,
Calificación: 5/10




Crítica breve de la película 'Mala educación', dirigida por Cory Finley y protagonizada por Hugh Jackman y Allison Janney.

0 comentarios:

Publicar un comentario