Crítica breve de 'Confía en mí' (1990)

Confía en mí

Tras unos cuantos años, quizá motivado por una inercia masoquista, regreso al cine de Hal Hartley con el visionado de Confía en mí. Se trata de su segunda película como director, tras esa bagatela titulada La increíble verdad. No creo que alcance la cuota de insulsez de su primer trabajo, pero al menos se deja ver. La película es una comedia dramática en la que Hartley cuestiona las responsabilidades de la adultez y los vínculos familiares rotos del sueño americano de clase media, pero por momentos su humor luce algo mecánico y la crisis existencial de los personajes se resuelve de una forma rutinaria que solo consigue darme esa sensación de indiferencia ante lo que veo. Su protagonista es María, una joven terca y desorientada que tras salir de la escuela secundaria anuncia a su familia un embarazo no deseado, pero tras una discusión que sostiene con sus padres, se va del hogar, rompe con su novio ególatra y en el camino, deambulando sin ningún lugar adonde ir, se topa con Matthew, un hombre rebelde con alma de poeta que también atraviesa por una crisis familiar y tiene problemas de adaptación en un entorno laboral de reparación de televisores. Ella es repudiada por su madre; y él, al contrario, es repudiado por su padre. En términos generales la trama tiene un arranque más o menos placentero cuando el inadaptado temperamental sostiene un romance inusual basado en la admiración y la confianza mutua con la chica que anhela llenar el vacío afectivo producido por la familia disfuncional, sobre todo porque ambos comparten el dolor de haber perdido algo y la sensación de no encajar en ningún lado por la falta de oportunidades. Algunos de los coloquios son interesantes. Pero las peripecias que presenta se repiten inultamente hasta disminuir cualquier rastro de sutileza cuando lo único que hacen los personajes es caminar y discutir sobre la falta de afecto, el aborto, la disfuncionalidad familiar y los problemas económicos que obstaculizan cualquier sentido de progreso de la clase trabajadora. A pesar de todo, Hartley emplea adecuadamente la elipsis y el color para agudizar esos temas. Y se destaca una buena actuación de Martin Donovan como el genio de electrónica fatalista y desilusionado que desafía la autoridad, al igual que Adrienne Shelly como la muchacha ingenua e indecisa que quiere arreglar su vida. Solo eso impide que el resultado sea más irregular de la cuenta.

Ficha técnica
Título original: Trust
Año: 1990
Duración: 1 hr 47 min
País: Estados Unidos
Director: Hal Hartley
Guion: Hal Hartley
Música: Phil Red
Fotografía: Michael Spiller
Reparto: Martin Donovan, Adrienne Shelly, Merritt Nelson, John MacKay
Calificación: 6/10





Crítica breve de la película 'Confía en mí', dirigida por Hal Hartley y protagonizada por Martin Donovan y Adrienne Shelly.

0 comentarios:

Publicar un comentario